Edición Impresa
Lunes 05 de Septiembre de 2011

Un gasto que pudo haberse evitado

Una vez más serán los rosarinos quienes, con sus tasas y contribuciones, tendrán que pagar las reparaciones en la tradicional plaza Pringles del Paseo del Siglo.

Una vez más serán los rosarinos quienes, con sus tasas y contribuciones, tendrán que pagar las reparaciones en la tradicional plaza Pringles del Paseo del Siglo.Los 113.500 pesos que cuesta volver a poner a punto ese espacio verde podrían haber servido perfectamente para paliar las necesidades de los vecinos que acamparon allí durante casi dos meses. La protesta fue acá, muy lejos de Buenos Aires, la sede del gobierno nacional que tenía la llave para destrabar el conflicto. La administración de Cristina Fernández se tomó su tiempo para presentar una propuesta cercana al pedido de empleo por cooperativas de los manifestantes. Sin embargo, no cedió el Plan Argentina Trabaja (el meollo de la cuestión) que sólo (lejos de su espíritu) se bajó en el Conurbano bonaerense. No obstante, quedó demostrado que podía hacer frente a las necesidades de la gente. Aunque, tardó mucho: el lapso necesario para que se generara un enfrentamiento entre los habitantes de la misma ciudad. El tiempo exacto para lamentar el gasto de 113.500. Un período que, como esta erogación, pudo evitarse.
 

Comentarios