Edición Impresa
Miércoles 07 de Octubre de 2015

Un freno a Carrió

Lilita Carrió está acostumbrada  a pararse en el centro del ring. Desde allí reparte críticas sin miramientos, a diestra y siniestra.

Lilita Carrió está acostumbrada  a pararse en el centro del ring. Desde allí reparte críticas sin miramientos, a diestra y siniestra. Lo volvió a hacer después del debate presidencial, cuando acusó a Massa de ser un mentiroso. Esta vez, encontró una oponente que también está acostumbrada a las peleas grandes: Graciela Camaño, diputada nacional massista. “Carrió escondió la cabeza como el avestruz con el escándalo de Niembro”, disparó directo a la línea de flotación al recordar como Lilita se guardó cuando la denuncia sacudió al PRO. “Se olvidó de la corrupción durante un tiempo y ahora vuelve a atacar a Massa”, insistió Camaño antes de dar su argumento sobre las razones del ataque mediático contra el candidato del Frente Renovador. “Se ve que están asustados por la caída de Macri y el crecimiento de Massa”. , remató. ¿Será así?

Volvió a tener protagonismo

Cuando parecía que su estrella política se había apagado definitivamente, volvió a tener sus horas de gloria. Tras sus coqueteos con Massa y de bajarse en la pelea por la gobernación bonaerense, pocos apostaban dos pesos por la proyección política de Martín Insaurralde, ex extrella del firmamento K. Reapareció junto su mujer, Jesica Cirio, y a Daniel Scioli en una multitudinaria “caravana para la victoria” que recorrió algunas localidades de Lomas de Zamora. Insaurralde no estaba tan feliz desde los días en los que se lo solía ver en ShowMatch junto a Tinelli, como una de las figuras promisorias de la política nacional. La caravana, al parecer, le devolvió un poco el aire que había perdido.

Tinelli, amigo de todo el mundo

Marcelo Tinelli repartió elogios para todos. En un discurso de amor y paz, como no podía ser de otra manera, no hizo distinciones entre aliados y adversarios. Reivindicó a Daniel Angelici, presidente de Boca y uno de los escollos más grandes para su intención de desembarcar en como presidente de la AFA; le bajó los decibeles a su cruce mediático con Carlos Tevez y defendió a los árbitros. ¿Será coincidencia o este será el nuevo tono que le imprimirá a su discurso de campaña?

Comentarios