La ciudad
Martes 02 de Agosto de 2016

Un fondo documental que fue creado con aval de la Legislatura

El propio sitio oficial de Santa Fe indica que el Archivo Provincial de la Memoria fue creado en 2006 por el decreto 2.775 en base a informaciones, testimonios y documentos sobre violaciones a los derechos humanos.

El propio sitio oficial de Santa Fe indica que el Archivo Provincial de la Memoria fue creado en 2006 por el decreto 2.775 en base a informaciones, testimonios y documentos sobre violaciones a los derechos humanos.

Su fin, aclara el sitio oficial del organismo, apunta a "proteger los fondos documentales" y "aportar a los juicios por delitos de lesa humanidad para el esclarecimiento de lo sucedido con personas detenidas desaparecidas".

Sin embargo, el 31 de marzo último, una semana después del 40º aniversario del golpe de Estado de 1976, el Senado provincial formalizó esa creación de hecho con una ley a partir de un proyecto presentado por el ex gobernador Antonio Bonfatti, que ya había obtenido el okey en Diputados.

Por unanimidad, la Cámara alta aprobó una norma marco para "todas las políticas destinadas a la construcción de la memoria colectiva", y en esa línea obligó a asignar un presupuesto a los institutos creados o por crearse "para garantizar la conservación de documentos y testimonios sobre el quebrantamiento de los derechos humanos y libertades", dijo por entonces, y en momentos de la aprobación de la norma de su autoría, el propio Bonfatti.

La extensa base de datos que crea el Archivo Provincial de la Memoria está integrada por partes policiales, antecedentes de personas y fichas personales, informes sobre instituciones y entidades, impresos como volantes y panfletos de agrupaciones y organizaciones, recortes de prensa de la época, documentos producidos por la Dirección General Impositiva (DGI), la Secretaría de Inteligencia del Estado (Side) y sus delegaciones regionales o la policía provincial.

Reviste de tal importancia que hasta fue declarado Patrimonio de la Humanidad por el Programa Memoria del Mundo de la Unesco.

Sin embrago, y a juzgar por las denuncias de los investigadores, acceder al mismo resulta por demás de engorroso. A tal punto que se animan a decir que el mismo "está cerrado".

Comentarios