Información Gral
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Un fiscal pidió extraditar a EEUU al colombiano "Mi Sangre"

La Fiscalía sostuvo que se cumplen todos los requisitos para cursar el requerimiento del Gran Jurado de Florida en forma provisoria.

La fiscalía del juicio pidió ayer que se extradite a los Estados Unidos al sindicado narco colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias "Mi Sangre", detenido en Argentina desde 2012 y quien se declaró víctima de una persecución política de la policía de su país y la agencia antidrogas norteamericana DEA.

En su pedido ante el juez en lo Criminal y Correccional Federal 2 Sebastián Ramos, a cargo del debate, el fiscal Diego Iglesias consideró anoche que "el requerimiento del Gran Jurado de Florida cumple con todos los requisitos" para que el acusado sea puesto a disposición de la Justicia estadounidense.

Iglesias aclaró que la extradición debe ser "provisoria", a los efectos de que "Mi Sangre" sea sometido a proceso en Norteamérica y que luego sea devuelto a la Argentina para que continúe tramitando en una causa penal, que no especificó.

Además, el fiscal sostuvo que no está acreditado que la policía colombiana haya influenciado en forma ilegal a la detención del acusado, tal como éste lo denunció en su descargo ante el juez.

La audiencia comenzó a las 8.30 en la sala de audiencias de los tribunales de Comodoro Py, en Retiro, adonde "Mi Sangre", vestido con un saco celeste y camisa blanca, arribó esposado y con chaleco y casco antibalas.

En primer lugar, la abogada defensora Jaqueline Arias Malatesta realizó una serie de planteos, los cuales fueron rechazados por "improcedentes" por el juez Ramos, tras lo cual, se llevó a cabo un cuarto intermedio de casi cuatro horas, período en el que el acusado estuvo sin su saco y comió un sándwich.

Luego fue el turno de la declaración de "Mi Sangre" quien afirmó que desde 2005 sufre una persecución política de parte de funcionarios de la Policía de Colombia y de la DEA (Drug Enforcement Administration).

"Armaron una causa para perseguirme políticamente por eso no puedo ser extraditado", sostuvo el acusado y se remontó al "modelo hitleriano" en el que se persiguió a los judíos y que creó una "condena mediática y lo logró".

Y en ese sentido indicó: "La DEA y la policía dispararon ese modelo de condena mediática, cualquier parecido con esta realidad no es coincidencia".

Según "Mi Sangre", el 7 de julio de 2011 el gobierno de su país ordenó la captura de 26 ciudadanos y lo acusaron de ser el jefe de esa estructura "pero en la Justicia no estaba ni mencionado".

"Es una condena mediática sin sostenimiento jurídico para avasallar mis derechos porque quedó que era un narcotraficante", dijo.

En otro tramo de su declaración, el juez Ramos le preguntó si quería que saliera en vivo en la transmisión vía Internet del Centro de Información Judicial (CIJ) y respondió que sí.

Inmediatamente recordó que el 10 de abril de 2012 llegaron a Argentina dos oficiales de Colombia "como turistas pero en realidad venían a hacer tareas judiciales" para encontrarlo, para lo cual "se contactaron con agentes de la Side".

Según "Mi Sangre", estos agentes "engañaron a la Justicia argentina" a la que le dieron un número de teléfono falso para investigar.

"El 30 de octubre de 2012 un grupo de hombres sin identificarse me detienen en Pilar, pensé que era un secuestro porque ni siquiera dijeron si eran las tortugas ninjas argentinas", describió sobre el momento de su captura.

El acusado también se quejó de que le "ocultaron el 60 por ciento del expediente" y que no tuvo acceso al mismo ya que se trata de "las tareas hechas en el marco de ilegalidad".

Además, le explicó a "su señoría" (así se refirió al juez Ramos) que los recusó porque "violentaron" los derechos de su hijo de ocho años al involucrarlo con un grupo de personas que podían traer dinero a Argentina producto del supuesto narcotráfico que realizó su padre.

Por último, "Mi Sangre" negó haber promovido un proceso "dilatorio" en los trámites de extradición y agradeció al juez porque pudo ser "oído por "primera vez en once años".

Al finalizar su declaración, hubo otro cuarto intermedio, al cabo del cual, la fiscalía presentó su alegato, el que concluyó a las 20.15, cuando al acusado le colocaron nuevamente las esposas, el chaleco y el casco antibalas y lo llevaron de regreso al penal federal de Ezeiza.

El juicio se reanudará el jueves próximo a las 9 cuando la defensa efectuará su respectivo alegato.

Comentarios