Lunes 04 de Septiembre de 2017

Un falso proyecto inmobiliario en la isla del Espinillo despertó el interés de los inversionistas rosarinos

Una instalación del plástico Anton Steenbook, que fue presentada el fin de semana en la Bienal Sur en el Parque de España, despertó el interés de los desarrolladores locales. Era falso. Lo desmintió la Municipalidad.

"El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma". La cita de Bertold Brech aplica a la confusión que suscitó "La isla del deporte", una instalación del plástico alemán Anton Steenbook, que se presentó en la Bienal Sur y que se expone en el Parque de España.
La obra recrea un proyecto inmobiliario de una firma de fantasía llamada Da Silva Brokers que propone construir en la isla del Espinillo un emprendimiento urbano. Se trata, siempre según el plan ficcional, de una multinacional de capitales brasileños que levantará un "nuevo barrio de Rosario" sobre 200 mil metros cuadrados de pantano.
maqueta01.jpg

Lo curioso es que varios medios y columnistas especializados en noticias económicas se hicieron eco del proyecto como si fuera cierto y hasta inversores locales se interesaron en la iniciativa. Y no es para menos, las maquetas digitales creadas por Steenbook muestran un conglomerado moderno unido a la ciudad por un prodigio vial bautizado como Puente de la Libertad.
La iniciativa causó tanto revuelo que la Municipalidad de Rosario se vio en la obligación de desmentirla. Así fue como la subsecretaria de Indistrias Culturales y Creativas, Lila Siegrist, raficó que la instalación forma parte de la exposición que se lleva adelante en el Centro Cultural Parque de España", y que está lejos de ser real sino que "consiste en la creación de un proyecto inmobiliario ficticio".
maqueta03.jpg

"La idea es que aquello que planteaba Truman Capote con su non fiction novel", añadió la funcionaria del área cultural del municipio, y agregó: "En este caso es una ficción con toda la posibilidad de que la isla El Espinillo se vuelva un desarrollo inmobiliario y juega con la reflexión de ver como un espacio público puede dejar de serlo en un instante".
Así y todo, hubo expertos en informaciones económicas que dieron cuenta del proyecto, al que definieron como el "predio flotante más alto de América Latina" y hasta detallaron, tal como publicitaba falsamente el creador de "La isla del deporte", como un paraíso natural con viviendas, oficinas, comercio, hotelería, entretenimiento, recreación y un country en la orilla opuesta del Paraná.

Comentarios