Información Gral
Martes 25 de Octubre de 2016

Un fallo desestima que utilizar el sistema Uber configure un delito

Un juez porteño desestimó la denuncia penal del sindicato de taxistas de la ciudad de Buenos Aires contra el sistema Uber y consideró que no constituye delito, sino un "entuerto netamente comercial", el funcionamiento de la aplicación móvil que conecta a conductores de autos particulares con pasajeros.

Un juez porteño desestimó la denuncia penal del sindicato de taxistas de la ciudad de Buenos Aires contra el sistema Uber y consideró que no constituye delito, sino un "entuerto netamente comercial", el funcionamiento de la aplicación móvil que conecta a conductores de autos particulares con pasajeros.

Fuentes judiciales informaron ayer que la decisión a favor del funcionamiento del sistema Uber, del cual el gobierno porteño advirtió que "opera fuera de la ley", la adoptó el juez de instrucción Luis Zelaya tras adherir al dictamen del fiscal Jorge Ballesteros.

El magistrado sostuvo en el fallo que en la operatoria de Uber hay "inexistencia de delito" y subrayó que sus choferes no cometen al conducir "entorpecimiento del transporte, desobediencia, competencia desleal, instigación a cometer delitos o asociación ilícita".

El Sindicato de Peones de Taxis había presentado una denuncia penal contra 33 conductores de la empresa Uber, al considerar que la actividad que desarrollaban era ilegal, por lo que tras conocer la decisión del juez Zelaya apeló el fallo y el expediente quedó a estudio de la Sala Quinta de la Cámara del Crimen.

El magistrado aseguró que los choferes que conducen vehículos para Uber desarrollan "una actividad comercial lícita", aunque estimó que "a lo sumo podrían existir faltas administrativas o infracciones de tránsito, pero no delitos".

En su dictamen, el fiscal Ballesteros desestimó la instigación delictiva y la asociación ilícita, al entender que "la aparición de Uber busca desarrollar una actividad comercial lícita bajo un modo de asociación con fines legítimos".

El juez Zelaya coincidió con el criterio del representante del Ministerio Público, al afirmar: "No parece lógico que la intención de los acusados esté o haya estado orientada a entorpecer el transporte al que pretenden sumar sus servicios".

"Más allá de la conflictividad que -sobre todo mediáticamente- ha desatado la aparición de Uber, lo concreto, lo real, es que no se observa que en la vida cotidiana de los porteños se haya visto alterada la regularidad y eficiencia del servicio público de transporte individual de pasajeros ni cualquier otro, por cierto", subrayó.

Guerra de taxistas. El desembarco en abril de la multinacional Uber en la ciudad de Buenos Aires provocó la reacción inmediata de sindicatos y cámaras empresarias de taxistas, que alertaron sobre los perjuicios que les genera la actividad "ilegal" de Uber y denunciaron que la aplicación móvil sigue operando pese a los fallos judiciales en su contra.

Asimismo, realizaron protestas con bloqueo de tránsito en el microcentro porteño con la consigna "fuera Uber", en las que hubo agresiones físicas a conductores del sistema de transporte y, en alguna ocasión, algún vehículo identificado con la firma fue incendiado por los manifestantes.

En tanto, el gobierno porteño advirtió en varias oportunidades que el sistema Uber "está fuera de la ley y tienen que cumplir la ley".

Comentarios