Edición Impresa
Sábado 30 de Octubre de 2010

Un estudio explica el éxito de la educación cubana

Una férrea defensa de la regulación del Estado en el sistema escolar y en el proceso de formación inicial docente realizó el académico de la Universidad de Stanford (EEUU) Martin Carnoy a través de su libro: "La ventaja académica de Cuba: ¿Por qué los estudiantes cubanos rinden más?", editado por el Fondo de Cultura Económica. La obra es el resultado de un proyecto de investigación comparado que analizó en paralelo la política educativa y las prácticas de enseñanza en tres países de la región: Brasil, Chile y Cuba.

Una férrea defensa de la regulación del Estado en el sistema escolar y en el proceso de formación inicial docente realizó el académico de la Universidad de Stanford (EEUU) Martin Carnoy a través de su libro: “La ventaja académica de Cuba: ¿Por qué los estudiantes cubanos rinden más?”, editado por el Fondo de Cultura Económica. La obra es el resultado de un proyecto de investigación comparado que analizó en paralelo la política educativa y las prácticas de enseñanza en tres países de la región: Brasil, Chile y Cuba.

  Según el portal Universia, el libro fue presentado en Santiago de Chile, donde el autor sostuvo que “existen diferencias importantes entre las rutinas educativas que se aplican en Chile y en Cuba. Cuba muestra un desempeño de sus niños mucho mejor que el resto de Latinoamérica, y no se puede argumentar que cuenta con más recursos que Chile o Brasil para mantener su sistema educativo. No se pueden explicar estas diferencias sólo por diferencias de clase social”.

  De acuerdo con Carnoy, Cuba implementa un sistema completo e integrado que resulta en mejores resultados y que incluye desde la formación docente, pasando por la didáctica dentro del aula, hasta la supervisión y la colaboración de los padres y apoderados en la formación de los niños, lo que a su juicio constituye una diferencia fundamental con los otros países del estudio.

El rol del Estado

  “En Cuba, los salarios de un profesor no son tan distintos a los de un médico, por lo que existen buenos profesionales dedicados a la docencia. Si se paga poco, el sistema atraerá sólo a gente cuyo desempeño en las pruebas de ingreso a la universidad es más bajo”, destacó Carnoy. Y agregó: “En general, en Cuba existe gente que quiere enseñar. Y el sistema rechaza a las personas que no saben enseñar bien”.

  Carnoy desestimó a quienes intentan desacreditar el sistema educativo cubano calificándolo como un caso de intervencionismo estatal. “El Estado debe intervenir en educación, no existe otra respuesta. Es el camino que han seguido países líderes en educación, como Corea, Finlandia, Taiwán y la misma Cuba. No es comunismo, es un Estado que asume responsabilidad para brindar una buena educación a sus niños”, afirmó.

  El experto sostuvo que el Estado debe asegurarle a todas las familias un nivel de servicios de salud, seguridad y educación, donde un niño de menos recursos tenga las mismas condiciones de crecimiento y formación que otro de clase más acomodada. “Es una paradoja —ejemplificó— Chile es conocido como el país con el Estado más competente dentro de América Latina, y, sin embargo, rechaza la idea de asumir responsabilidad en el sistema educativo”.

  El académico de Stanford finalizó argumentando que “el mercado no resuelve el problema y no funciona con la educación. Asumir responsabilidades en la formación de los niños no va en contra de la idea de proteger los derechos de los adultos. Los niños tienen el derecho de recibir el apoyo colectivo de la sociedad”.

  Según el Segundo Estudio Regional Comparativo y Educativo (Serce) de la Unesco, que analiza los rendimientos escolares de los alumnos de América latina y el Caribe, Cuba es el único país que supera la media regional en  lengua y matemática.

Comentarios