Información Gral
Sábado 27 de Agosto de 2016

Un estudiante montó el mayor contrabando de oro en Chile

Con 23 años, el joven logró traficar más de 50 millones de dólares del metal precioso extraído en forma clandestina de Perú.

Con apenas 23 años, un estudiante chileno orquestó el que sería mayor cártel de tráfico de oro del país, que llegó a exportar más de 50 millones de dólares del metal amarillo proveniente de la minería ilegal de Perú.

   Harold Vilches, estudiante de ingeniería comercial y miembro de una familia de conocidos joyeros, creó entre 2012 y 2014 seis sociedades dedicadas a la comercialización de oro con las que llegó a exportar más de la mitad de lo que vende Chile al año, según la Fiscalía chilena.

   Vilches contrabandeaba grandes cantidades de oro de alta pureza desde Perú (extraído de la región de Madre de Dios) que transformaba en lingotes o monedas en Chile para luego exportarlo a Dubái y Estados Unidos.

   "Se trata del mayor tráfico de oro que se conoce en Chile", dijo a la AFP una fuente de la Fiscalía.

   El viernes pasado, Vilches fue detenido en su casa acusado de "contrabando impropio, comercio irregular, comercio clandestino y facilitación de facturas ideológicamente falsas", indicó un informe del Poder Judicial.

   En su declaración a la justicia, reconoció haber acuñado 31.000 monedas de oro, la mayor operación de este tipo en Chile. La anterior se registró en 1976 cuando se acuñaron 3.000 monedas.

   Vilches actuó junto a su suegro y a su esposa, quienes también fueron detenidos.

   El joven y sus cómplices se encuentran bajo arresto domiciliario total, y la Fiscalía anunciará los cargos en su contra en una audiencia judicial que se realizará el lunes y que dará mayores luces sobre las condenas que podría sufrir.

   La operación se iniciaba en la selva amazónica de Perú, quinto exportador mundial del metal dorado, donde intermediarios contratados por Vilches se hacían con el oro de alta pureza extraído ilegalmente y luego lo contrabandeaban a Chile por la ciudad de Arica (2.060 kilómetros al norte de Santiago) y por un paso fronterizo con Argentina, 154 kilómetros al este de la capital.

   Los cómplices del joven empresario introducían el oro con ayuda de facturas falsas que presentaban a las autoridades aduaneras, entregadas por una empresa minera que la investigación judicial determinó que nunca existió.

   En 2014, Vilches cerró un negocio con la comercializadora de oro Fujairah, de origen indio, para exportar los lingotes desde Santiago con ayuda de documentación falsa hacia Dubái por 5,2 millones de dólares. Ese mismo año, cerró otro contrato para vender el metal a Estados Unidos mediante la conformación de sociedades en el estado de Florida.

   Vilches habría vendido más de 2.000 kilos de oro en 2014 alcanzando los 54 millones de dólares, cifra superior a los 16 millones que sus empresas exportaron en 2013.

   Ambos negocios fueron cancelados tras el decomiso de cerca de 50 kilos de oro en agosto de 2014, que derivó en la investigación que terminó con la detención de Vilches.

   La operación de Vilches provocó suspicacias en los controles aduaneros utilizados en Chile, lo que llevó a las autoridades a modificar sus normas de exportación, elevando los requisitos para la comercialización de oro en Chile.

Comentarios