Edición Impresa
Lunes 06 de Febrero de 2012

Un escenario que muta

La jugada del PRO en el Concejo, además de reabrir la controversia frente a la facultad delegada a la intendenta Mónica Fein para aumentar el boleto de ómnibus a lo largo del año, sale a la luz en medio de nuevos interrogantes...

La jugada del PRO en el Concejo, además de reabrir la controversia frente a la facultad delegada a la intendenta Mónica Fein para aumentar el boleto de ómnibus a lo largo del año, sale a la luz en medio de nuevos interrogantes sobre el futuro inmediato del valor del pasaje en la ciudad.

En paralelo al último estudio de costos del Ente del Transporte de Rosario (ETR), que dio cuenta del aumento del desfasaje (18 por ciento) entre el precio del boleto y el costo de la prestación, en el Palacio de los Leones nadie puede precisar las consecuencias que deparará el cambio que aplicará la Nación en la distribución de subsidios al transporte del interior del país.

Poco antes del anuncio de la Secretaría de Transporte nacional, al mando de Juan Pablo Schiavi, la jefa del Palacio de los Leones había avisado: la quita de esa ayuda puede desembocar en una tarifa que supere los 4 pesos.

Las estadísticas del sistema permiten aventurar, hoy por hoy, un impacto negativo en el 60 por ciento de los rosarinos que usan a diario el transporte urbano de pasajeros.

Pero otro factor potencia la falta de certezas respecto de los días en puerta para los colectivos de la ciudad: el aumento salarial a los choferes agrupados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), a definir en breve en el marco de las paritarias. Incrementos que, históricamente y en parte, venían siendo cubiertos por el anterior esquema de asistencia financiera nacional.

Comentarios