Edición Impresa
Jueves 08 de Agosto de 2013

Un ente regulador sin señales de acción

"¿Podría informarnos qué tareas están haciendo como organismo de control de Litoral Gas?", se le pregunta al responsable al centro regional Rosario del ente regulador Enargas.

"¿Podría informarnos qué tareas están haciendo como organismo de control de Litoral Gas?", se le pregunta al responsable al centro regional Rosario del ente regulador Enargas. "Por una disposición central, no puedo responderle", dice suelto de cuerpo Luis Alberto Moriondo, antes de remitir a la prensa al área de información porteña desde su oficina de Corrientes al 500, en Rosario. Justamente, la ciudad que vivió, por un escape de ese fluido, la peor desgracia de su historia. Y a muy pocas cuadras de la sede del ente regulador.

"La verdad es que hasta las más altas autoridades nacionales, que pocas veces acceden al encuentro directo con los periodistas, han decidido desembarcar con respuestas en Rosario. ¿Por qué ustedes no tienen nada que decir?", se replica con insistencia. "Nosotros actuamos según la ley en torno a las acciones que nos competen", vuelve Moriondo, muy alejado de una realidad trágica que requiere hasta la más nimia contestación.

¿Será por miedo a mostrar inacción que el funcionario evita las palabras? Quizás todavía no se enteró que el mejor modo de enfrentarse a los inconvenientes, como hicieron la intendenta y la presidenta, es eliminando las evasivas. Por el momento, el Enargas deja abiertas varias dudas y todo tipo de lucubraciones.

Comentarios