Edición Impresa
Viernes 14 de Noviembre de 2014

Un empleado fiel

Los nuevos dirigentes de Central todavía no logran salir de su asombro. Es que apenas asumieron sus funciones, un trabajador se les acercó y les contó que tenía guardado  en su casa dinero que pertenece al club.

Los nuevos dirigentes de Central todavía no logran salir de su asombro. Es que apenas asumieron sus funciones, un trabajador se les acercó y les contó que tenía guardado  en su casa dinero que pertenece al club.  Sorprendidos por una situación bastante singular, le agradecieron el gesto y lo invitaron a pasar  a la brevedad para resolver la cuestión. Fue la primera señal que recibieron de manera inequívoca de que algunas áreas  habían estado funcionando sin los mínimos controles.  Siempre imaginaron que el dinero guardado por este hombre sería un monto  pequeño, pero la realidad les tenía deparada una sorpresa mayúscula. Cuando les mostró los 800 mil pesos que fue a devolver, algunos casi se caen de espaldas. Lo recibieron, en definitiva, como un gesto de honestidad y compromiso con el club gratificante, pero que también les generó una duda cruel: ¿habrá otras dependencias donde se hayan producido hechos similares ?

Tiene respaldo

Al vicegobernador Jorge Henn se lo vio muy contento esta semana en su incursión por Rosario. El miércoles asistió a la presentación de su agrupación en un tradicional bar de la ciudad. Allí, bajo la consigna “Rosario en positivo”, los adherentes locales a Cauce Progresista, que así se llama el sector, salieron a apoyarlo de cara al año electoral que se avecina y hasta se animaron a pedir la unidad del radicalismo. La gran pregunta ahora es si habrá lista de candidatos propios de cara a lo que viene en 2015.

El desmemoriado

Parece que el intendente de Villa Gobernador Gálvez, Pedro González, anda flojo de memoria. Sólo así se explicaría el hecho de que ignore el contenido de una ordenanza municipal que se sancionó en 2010, cuando él presidía el Concejo Deliberante. La norma es sobre acceso a la información pública, un derecho que al menos en un caso puntual el intendente se niega a reconocerles a los representantes del pueblo de su ciudad que exigen conocer las declaraciones juradas de sus funcionarios. Cansado de pedirlo, el concejal Carlos Dolce presentó estos días un pronto despacho que obliga a González a responder en un plazo perentorio. El edil también anticipó que si eso no ocurre le iniciará acciones legales. ¿Se verán las caras en los Tribunales?

Comentarios