Central
Martes 01 de Noviembre de 2016

Un duelo de grandes emblemas

Marco Ruben y Carlos Tevez son los enormes faros futbolísticos y líderes grupales de Central y Boca, equipos que volverán a verse las caras por Copa Argentina.

Si el fútbol vive de goles, Central y Boca cuentan con fieles exponentes. Marco Ruben y Carlos Tevez son, a todas luces, las caras salientes en ese rubro. De un lado y del otro. Máximos referentes desde lo futbolístico y estandartes a partir de la ascendencia que tienen en el grupo. Claro que los destellos salientes de sus figuras giran en torno a lo que hacen o están capacitados para dar dentro del campo de juego. Nadie puede desconocer que se trata de jugadores de un enorme calibre. Una luz de ventaja, importante por cierto, saca el Apache por su más saliente trayectoria, pero lo hecho por el capitán canalla desde su retorno al club que lo lo parió futbolísticamente lo pone como una de las cartas fuertes no sólo para los colores que defiende, sino en un partido del calibre como el que se jugará en el Kempes.

A partir de sus cualidades nace el potencial de cada equipo. Por supuesto que hay nombres que se mueven al lado de uno y otro y en ese contexto Boca tal vez pueda hacer gala de algunos futbolistas de una determinada calidad, pero ellos solos son referencias. El mote de caudillos (en el mejor sentido de la palabra) les cabe a la perfección. No es siempre tan lineal el razonamiento y su correlación en los hechos, pero cuando ellos están dentro del campo de juego generalmente se nota. Y cuando no, también.

Futbolísticamente aportan cosas desde distintos atributos, aunque mucho tiene que ver el rol que los técnicos les encargan y el sistema en el que deben moverse.

Ruben es por lejos la cara del gol de este Central de Coudet, al que en el presente torneo le está costando abastecer a su artillero en la magnitud que lo hacía hasta hace muy poco. El propio Ruben hoy luce más errático o al menos menos efectivo que tiempo atrás. Con eso le alcanza para ser, junto a Washington Camacho, el goleador canalla en el certamen local.

¿Su función? Muy clara. Merodear el área para ponerse en zona de gatillo cuando la situación lo amerite. Igual el estatismo no es algo con lo que se sienta cómodo. Porque si hay algo que caracteriza al delantero oriundo de Capitán Bermúdez es su empeño a la hora de retroceder cuando la pelota no llega con tanta facilidad y también bancarse el cuerpo a cuerpo con cualquier defensor.

Desde hace casi dos años es la figurita venerada en Arroyito. En el calibre de los aplausos cada vez que el Canalla se presenta en el Gigante, el 9 y capitán saca varios cuerpos de ventaja sobre el resto. Es que ese reconocimiento es directamente proporcional al aporte realizado de manera continua desde aquel partido contra Montevideo Wanderers (en el Gigante), con dos goles incluidos.

El mismo aporte es el que hace Tevez en Boca. Fácilmente localizable entre triunfo y triunfo, pero más aún en épocas de vacas flacas. Allí siempre se puso al frente del grupo para aguantar cualquier crítica o embestida.

Con Arruabarrena, Guillermo o cualquier otro técnico en el banco, la figura de Carlitos siempre tendrá peso propio, hasta el día que él decida. Cómo será su injerencia futbolística que ambos técnicos tuvieron que menear entre un sistema y otro para que el Apache se sintiera lo más cómodo posible.

Lo dicho, los dos equipos tienen material aparte como para marcar el desequilibrio en una jugada sin siquiera la intervención de Ruben y Tevez. Pero en la previa de un partido especial como este, Marco y Carlitos se presentan como los faros a partir de los cuales podrán buscar luz Central y Boca.

Comentarios