Economía
Jueves 20 de Octubre de 2016

Un documento con la impronta oficialista

El acuerdo firmado entre el gobierno nacional, las cámaras empresarias y la CGT contempla como ejes principales "institucionalizar" la convocatoria al Diálogo para la Producción y el Trabajo, la apertura inmediata de "una negociación por sector para el pago de un bono de fin de año" y, en tercer lugar, "utilizar como eje articulador la agenda del plan productivo nacional" planteado por el gobierno de Mauricio Macri.

El documento, que fue calificado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, como "una declaración política", comienza con una serie de "reflexiones comunes" de gobierno, empresarios y trabajadores sobre la situación económica y social del país.

En realidad, el documento contiene fundamentalmente el recetario que acompaña la política económica del gobierno. Insta a trabajar por la "pobreza cero", fortaleciendo "la cultura del trabajo" y fomentando la "transformación productiva" de las empresas para mejorar la "competitividad".

"La normalización de la economía es una condición necesaria y esencial aunque no suficiente para lograr el desarrollo con equidad", agrega como concesión a los gremios.

La agenda para las próximas dos reuniones previstas para noviembre y diciembre incluirá la eficiencia fiscal, la disminución de la litigiosidad (ley de ART), la defensa de la competencia y el emprendedorismo e inserción inteligente al mundo.

En un agregado del documento, los representantes de los trabajadores señalaron que "compartimos el diálogo pero reafirmamos la necesidad de sostener la negociación colectiva en los términos de la legislación vigente".

Comentarios