Edición Impresa
Sábado 03 de Septiembre de 2011

"Un docente con experiencia también puede aportar mucho fuera del aula"

Claudia Rodríguez es maestra y directiva. A los 53 años llegará a los 30 de aporte. Su testimonio abre otro costado del debate jubilatorio del sector

"Un docente con experiencia puede aportar mucho también fuera del aula, volcar en otros los aprendizajes que ha capitalizado durante años, y que muy bien le vendrían a la institución. Si el gobierno lo entendiera así, podría aprovecharlo en aquellas escuelas donde se necesitan tantas manos". La que habla es Claudia Rodríguez, vicedirectora de la Escuela Nº 609 Floriano Zapata de Rosario y docente de una primaria para jóvenes y adultos. Tiene 49 años, y cuando cumpla los 53 tendrá en su haber 30 años de aporte al sistema previsional. Ya sabe que para ese entonces será el momento en que empezará a hacer cuentas para dejar de estar frente al aula, pero no para alejarse de la enseñanza. Su testimonio abre otro costado en el debate por los cambios que se piden en el régimen de jubilación docente.

Claudia empezó a trabajar a los 23 años, siempre "en escuelas urbano marginales", primero en la zona sur de la ciudad y ahora en la zona oeste. Su caso está enmarcado en el reclamo que hace el gremio docente por estos días de bajar la edad cuando se han alcanzado los años de servicio,

¿Y por qué alguien que abraza la docencia por vocación desde temprano quiere retirarse de su oficio siendo aún joven? "Además del cargo directivo, trabajo como maestra de grado con jóvenes y adultos. Siempre lo hice en realidades marginales desbordadas de problemas sociales", comienza a esgrimir sus argumentos Claudia.

Y continúa: "Todo implica un desgaste físico, psicológico y emocional porque la carga que se soporta del entorno es muy grande. Y eso repercute en el cuerpo, en la voz. Este año tuve como resabio de mi trabajo una lumbalgia de la que me llevó tres meses recuperarme".

Tareas en la casa.Según relata, a todo este cuadro, al tiempo presencial en la escuela, hay que sumarle el trabajo responsable de la planificación, entre otras tareas de la profesión. "Yo le dedico el fin de semana, porque hay que considerar lo diario, las diferentes realidades de los alumnos". Otra tarea que también condiciona lo cotidiano es la carga de labores administrativas que muchas veces sorprende a los directivos con pedido de llenado de planillas que solicita el Ministerio de "un día para otro".

Pero sin dudas lo social pesa y mucho. Las peleas, los problemas de afuera y que repercuten al interior de las aulas. Todo tiene consecuencias que de manera constante, y a veces silenciosamente, van dañando la salud de los educadores.

Qué hacer.Para Claudia es importante defender el planteo gremial de pedir que se modifique el régimen actual de jubilación docente, donde se atienda a quienes tienen 30 años de aporte y no alcanzan a cumplir con la edad reglamentaria (57 para las mujeres y 60 para los varones). También contemplar los casos de maestros que empezaron a trabajar de más grandes, pasan los 60, pero no les alcanzan los años de aporte. "No es bueno que una persona mayor de 60 años esté trabajando con niños frente al aula", expresa.

Sin embargo, la educadora añade una punta más que interesante para el debate de la jubilación: qué hacer con los maestros -como su caso- que no quieren seguir frente al aula, pero sienten que tienen mucho para ofrecer a la educación.

"Yo no me quisiera ir a los 53 años, cuando sé que estaré en plena actividad, donde tengo muchas ganas de hacer todavía", anticipa Claudia. Asegura entonces que "bien podría trabajar en otro ámbito del magisterio que no sea estar frente al aula", y las posibilidades comienzan a enumerarse: "Hay espacios en la escuela que faltan cubrir, por ejemplo venimos pidiendo hace años cargos de bibliotecarias, que no están o no se crean, los docentes bien podríamos promover la lectura. También asesorar, tener a nuestro cargo los departamentos de las distintas áreas, coordinar aquellas actividades e ideas que bien se pueden morir por falta de tiempos para reunirnos y desarrollarlas".

La directiva de la escuela de la zona oeste considera que estos maestros que ya no pueden estar frente al aula, sí pueden acompañar a los que "recién se inician", desde cuestiones básicas del manejo escolar hasta ayudarlos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, porque después de todo, "el maestro sabe de maestros, porque es su oficio".

Paritarias. El reclamo por alcanzar una mejora en el actual régimen jubilatorio tuvo se respuesta en el llamado a paritaria por parte del gobierno provincial el miércoles pasado.En la reunión donde estuvieron los sindicatos de maestros oficiales (Amsafé y UDA) y privado (Sadop), junto a representantes de los ministerios de Educación y Trabajo de la provincia, "hubo avances", según evaluaron los diferentes actores de la mesa de negociación.

El diálogo pasó ahora a un cuarto intermedio para la próxima semana. "Si bien todavía no hay una propuesta formal, se avanzó en la discusión sobre los mecanismos de compensación de años de edad por años de aporte y su contraparte de años de aporte por años de edad y el cómputo como un año todo tiempo superior a los 6 meses, (6 meses y 1 día) como se lo reconoce en la jubilación ordinaria, mecanismos que permitirán reducir la edad jubilatoria de las docentes mujeres hasta 3 años y medio, y la de los docentes varones hasta 4 años", indicó la secretaria general de Amsafé provincial, Sonia Alesso, a través de un comunicado de prensa.

También adelantó que incorporaron al debate otros temas que tienen que ver al contralor de la Caja de jubilaciones por parte de los trabajadores.

Comentarios