La ciudad
Jueves 02 de Junio de 2016

Un dispensario cerró por agresiones a dos enfermeras y reabre con custodia

Es el centro de salud del barrio 7 de Septiembre, donde una mujer exigía que su hija de 9 años fuera vacunada contra la gripe.

La masiva de demanda de vacunas contra la gripe no sólo provocó en el sector público que algunos centros de salud tengan que esperar hasta hoy la llegada de una nueva partida de dosis para seguir inoculando a los pacientes, sino que además la medida de vacunar exclusivamente a quienes pertenecen a los grupos de riesgo genera tensiones. En el dispensario provincial del barrio 7 de Septiembre dos enfermeros fueron agredidos físicamente por la mamá de una nena de 9 años, lo que motivó el cierre y la suspensión de las atenciones durante 24 horas en el edificio de la zona noroeste, que reabrirá hoy sus puertas con la presencia de personal de seguridad. Así lo explicó el coordinador de Salud del distrito noroeste de Rosario, Alejandro Azar, quien admitió que las escenas de tensión "son cosa de todos los días". En el ámbito privado, el Colegio de Farmacéuticos advirtió que "ya casi no hay vacunas" y calificó a la situación como "crítica".

El episodio de violencia se produjo en Martínez de Estrada 8150. Según detalló el coordinador, hasta allí llegó una mujer, con su hija de 9 años, pidiendo que fuera vacunada contra la gripe. Ante la negativa de los enfermeros que explicaron que sólo deben inocularse quienes son parte de los grupos de riesgo —menores de 2 años y mayores de 65, embarazadas y puérperas, y pacientes con enfermedades crónicas o inmunodeprimidos—, la mujer se retiró y volvió sobre el mediodía.

Esta vez, la mujer llevaba consigo una receta de un médico particular con la indicación para que la niña recibiera una dosis. Pero ante la explicación de que no había vacunas en stock hasta que llegara una nueva partida, agredió a golpes a dos enfermeros e intentó hacerlo también con un tercero. "Fue una situación de mucha tensión y muy angustiante", señaló Azar, y admitió que "se trata de agresiones y episodios de violencia que se repiten a diario en el marco de la alta demanda de asistencia estacional por complicaciones respiratorios y de la vacuna".

Fue por eso que los profesionales y el personal no médico del dispensario decidieron atender a los pacientes que esperaban y ayer cerraron las puertas. "Centro de salud cerrado hasta nuevo aviso", se leía en el cartel colgado en la puerta del edificio, y mientras tanto el personal mantuvo una reunión en la delegación local del Ministerio de Salud de la provincia.

"Se evaluó la situación y se decidió reabrir el lugar, pero con condiciones diferentes", explicó Azar tras el encuentro con los trabajadores. Luego adelantó que hoy volverán a atender a los pacientes, pero con la presencia de personal de seguridad que pueda mediar en estas situaciones de conflicto.

Si bien indicó que se trata de "una medida que se tomará por un tiempo y se evaluará de acuerdo a los resultados", el funcionario del Ministerio de Salud admitió que "este es el desenlace que tienen los episodios de esta clase".

La vacuna. Si bien en algunos centros de salud y hospitales EM_DASHtanto provinciales como municipalesEM_DASH ayer no se conseguían vacunas para la gripe, la directora de Promoción y Prevención de la Salud de la provincia, Andrea Uboldi, recalcó que la segunda partida de dosis llegará hoy a Rosario y se distribuirá en las próximas 48 horas a todos los efectores y dispensarios.

"No hay faltante, lo que sucede es que la vacuna se entrega semanalmente ", indicó la funcionaria, y recalcó que "es la mala información la que lleva a la gente a querer vacunarse, cuando la vacuna que entrega el Estado está dirigida específicamente a una población específica, unas 500 mil personas en toda la provincia, de las cuales ya se inoculó a algo más del 50 por ciento".

La especialista indicó que "toda la gripe circulante es A H1N1 y no requiere internación", y advirtió que "los casos severos y mortales en la provincia, fueron justamente de personas que debían vacunarse y no lo habían hecho".

Uboldi explicó además que "el que quiera vacunarse por fuera de los grupos de riesgo debe hacerlo en forma particular porque si se vacuna desde el Estado a gente sana, los grupos de riesgo quedan desprotegidos".

Ante la demanda masiva, el coordinador de Salud del noroeste también advirtió que "se van a auditar las indicaciones particulares de la vacunas que llegan a los centros de salud", y explicó que "son muchos los casos donde no corresponde la vacuna y entonces se consigue una orden médica para obtenerla".

Comentarios