Día de la Bandera
Martes 21 de Junio de 2016

Un desfile sobrio y tempranero en una mañana gélida

Por primera vez las agrupaciones gauchas y efectivos militares rindieron homenaje a la bandera en la previa del acto central.

En una gélida mañana, con muy poco público y un palco atiborrado de autoridades provinciales y municipales, el Día de la Bandera comenzó con el tradicional desfile cívico militar al pie del mástil mayor del Monumento a la Bandera. Se trató de una ceremonia protocolar, breve, sin colorido, donde el gobernador Miguel Lifschitz, como anfitrión de la celebración patria, instó a recibir a "todos piensen como piensen", para convocar a la construcción "de un país más justo, con valores morales y éticos, que garantice a sus habitantes oportunidades para desarrollar una vida digna" (ver página 5).

Este 20 de Junio tuvo un montaje distinto al de años anteriores. Un pequeño palco de autoridades ubicado de cara al río Paraná, que careció de autoridades nacionales. Fue la única referencia al despuntar el sol, para que fuerzas militares, ex combatientes de Malvinas de casi todo el país y organizaciones tradicionalistas pudiesen saludar a su paso.

Desde las 8, tanto el gobernador Lifschitz como la intendenta Mónica Fein, el presidente de la Corte Suprema de Justicia santafesina Rafael Gutiérrez, el diputado Antonio Bonfatti, la titular del Palacio Vasallo Daniela León, entre otras autoridades provinciales y municipales, ocuparon los lugares destacados en la estructura elevada.

Fue un palco diverso, donde se entremezclaron jefes militares, monseñor Eduardo Martín, ediles de la oposición, miembros del gabinete provincial, el senador nacional Omar Perotti y el diputado nacional kirchnerista Marcos Cleri.

Luego del izamiento de una bandera argentina trasladada por ex combatientes de Malvinas y la fanfarria que coronó el momento, llegó la tradicional toma de juramento a los cadetes del Liceo Militar y fuerzas de seguridad. Evelina Sanzo entonó las estrofas del Himno Nacional, para dar lugar a los discursos de la intendenta Fein y el gobernador Lifschitz.

Promediando las 9, comenzó el desfile cívico militar, que careció de un marco de público que pudiese acompañar los rostros emocionados y comprometidos de quienes pasaron frente al palco de autoridades. Fue un transitar de fuerzas militares, de seguridad, con la participación de agrupaciones de ex combatientes de Malvinas de casi todo el país. Hacia el final llegaron las agrupaciones gauchescas y tradicionalistas.

Así, el desfile se vivió temprano en la ciudad. Por la tarde, el parque a la Bandera fue escenario de recitales y torneo de asadores a la estaca.

Comentarios