Edición Impresa
Lunes 19 de Mayo de 2014

Un debut cargado de desafíos

Según datos oficiales de la provincia, en Rosario los crímenes aumentaron un 25 por ciento en lo que va del año respecto de 2013.

La radiografía, desde hace tiempo en manos de los funcionarios, refleja 20 barrios de Rosario con situaciones críticas y difíciles en materia de seguridad. El mal, que contó con tiempo de sobra para avanzar, ya tiene un diagnóstico. Ahora resta profundizar el tratamiento.

Tras la importante intervención de las fuerzas federales en las zonas más calientes de la ciudad, la clave es volver a hacer pie en territorios en su momento copados por narcos y otras actividades delictivas.

Aunque no hay magia. Se trata de una tarea progresiva que debe acoplar el trabajo social (infraestructura, saneamiento y programas de inclusión) en marcha con las políticas públicas de seguridad.

De hecho, según datos oficiales de la provincia, en Rosario los crímenes aumentaron un 25 por ciento en lo que va del año respecto de 2013.

En ese contexto desembarcará hoy la Policía Comunitaria en Las Flores, después de estudiar experiencias con agentes de proximidad en la Capital Federal y otras ciudades del mundo (Brasil y Uruguay).

El desafío es inmenso, porque la nueva fuerza pondrá pie en sectores donde el delito se multiplicó merced a la inacción de gran parte de la policía y a supuestas complicidades políticas y judiciales.

El trabajo será complejo: cada barrio a intervenir por los policías comunitarios requiere de un abordaje específico. Y por muchas de sus calles continúa circulando esa falsa ilusión de futuro que tienta a no pocos a los que el Estado aún no logra contener.

A su vez, la flamante fuerza buscará recuperar la confianza del vecino en el policía, diluida, con sobrados motivos, a lo largo de los últimos años.

Comentarios