Edición Impresa
Lunes 18 de Abril de 2011

Un debate con escrache

A la candidata a concejal María Eugenia Schmuck el debate del último lunes en Plan A no le dejó buenos recuerdos. Es que un televidente se comunicó para objetar sus críticas a la Intendencia socialista diciendo que cómo podía ser que criticara a un gobierno del que forma parte.

A la candidata a concejal María Eugenia Schmuck el debate del último lunes en Plan A no le dejó buenos recuerdos. Es que un televidente se comunicó para objetar sus críticas a la Intendencia socialista diciendo que cómo podía ser que criticara a un gobierno del que forma parte. Es que la radical integra la planta de personal permanente con la categoría de directora en la Secretaría de la Producción. Algunos colegas de debate aprovecharon para diferenciarse. Pablo Cribioli resaltó que “en esta mesa entonces soy el único que no ocupa ningún cargo público”, dijo mientras miraba de reojo a la dama y de frente a los otros dos participantes, los socialistas Sciutto y Zamarini. “No tiene nada de malo, pero hay que asumirse”, cerró el radical que va como lista oficial acompañando a Boasso.

Bombón equivocado

En uno de los textos incluidos ayer en esta columna se hacía referencia a ese clásico de la música popular argentina en que se ha convertido “Bombón asesino”, en la versión de Los Palmeras. Sin embargo, se produjo una pequeña confusión: el tema en cuestión no es de la autoría del grupo que lo interpreta, sino del compositor Juan Baena, quien ayer llamó telefónicamente para marcar el desliz. Parece que el hombre, con todo derecho, está cansado de que no se mencione su nombre cuando se alude a su creación. Nobleza obliga a hacer la aclaración necesaria.

La ansiedad de los “fans” de Pepe

Una de las más tradicionales confiterías de Rosario está momentáneamente cerrada por reformas y sus habitués extrañan. La construcción de un edificio de cocheras en Sarmiento entre Córdoba y Santa Fe obligó a realizar modificaciones en el interior de Paco Tío, la barra más clásica de la ciudad. Y sus “fans”, que son muchos, andan por estos días sin brújula. Ojalá pronto terminen los trabajos de refacción y Pepe Quinteros vuelva a exhibir su sabiduría a la hora de combinar las bebidas. Como dijo uno de sus fieles clientes, “esto no se aguanta más”.

Comentarios