Iglesia
Miércoles 06 de Julio de 2016

Un cura liberado por la Justicia volvió a ser detenido por abuso sexual de un menor

Un sacerdote de la localidad santafesina de Reconquista fue arrestado luego de por una denuncia de abuso sexual contra un niño de cuatro años.

Un sacerdote de la localidad santafesina de Reconquista, que había sido acusado de abuso sexual, apresado en abril y luego liberado, volvió a ser detenido hoy después de que la Justicia le dictó la prisión preventiva al sumar una nueva denuncia por abuso sexual, esta vez contra un niño de cuatro años.
Se trata del cura Néstor Fabián Monzón, de 47 años, a quien el juez Gonzalo Basualdo le dictó prisión preventiva por 60 días, a cumplirse en una comisaría de la ciudad de Avellaneda, cercana a Reconquista, tras una audiencia de más de dos horas.
El cura Monzón fue detenido por primera vez el 19 de abril pasado bajo la acusación de haber abusado de una nena de tres años y de su primo de la misma edad.
Monzón, cuyo abogado defensor Ricardo Degumois anunció que no apelará la medida, era párroco en la iglesia María Madre de Dios. Tras la primera detención, el cura fue beneficiado con un sistema de libertad con restricciones, situación que cambió en la audiencia de hoy tras una nueva denuncia en contra del religioso, esta vez por presunto abuso sexual contra un niño de cuatro años.
El fiscal Rubén Martínez, quien investiga a Monzón por "delitos contra la integridad sexual" contra menores de edad, inició la investigación por una denuncia de la madre de la niña en el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional de la policía provincial.
Sobre esa primera causa, el fiscal dijo "se le dio intervención al psicólogo y médico policial, y se realizaron diversos estudios a la menor, a partir de los cuales, se confirmó que la niña tiene desgarro parcial de su himen y fue contagiada con el Virus del Papiloma Humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual".
Tras la segunda denuncia, hoy se realizó una audiencia imputativa en la cual Monzón fue acusado por "abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por su condición de sacerdote". Durante ese trámite procesal, el acusado declaró que es "víctima de una mentira, de una confabulación" en su contra.
El fiscal Martínez solicitó en la audiencia el final de la libertad con restricciones con la cual había sido beneficiado Monzón debido que, a su entender, existían "circunstancias que favorecen el entorpecimiento probatorio" de la causa.
El funcionario también solicitó la realización de una cámara Gesell para con el niño de la segunda denuncia mientras se aguardan los resultados de la que se realizó con la niña. En relación a otras medidas de prueba, el cura Monzón será sometido a un examen para determinar si es portador del Virus del Papiloma Humano (VPH), ya que la niña fue contagiada durante los abusos a los que fue sometida.

Comentarios