Información General
Viernes 01 de Julio de 2016

Un cura cordobés levantó las barreras de un peaje, se fue sin pagar y le pidió a la gente que lo imite

El párroco de la localidad de Alcira Gigena trató de "ladrones" y "delincuentes" al gobierno provincial y a la concesionaria de la ruta 36 por el estado de la carretera.

El cura párroco de la localidad cordobesa de Alcira Gigena se negó a pagar el peaje de una ruta provincial de su provincia, levantó con la mano la barrera del peaje y se fue sin pagar y ahora se enfrenta a una denuncia por parte de los trabajadores del lugar, a quienes tildó de "cómplices y corruptos".
En diálogo con la FM de la localidad, el cura Germán Treuz, admitió haber levantado la barrera del peaje y señaló que "la barrera se levanta fácil, así que le digo a la gente que no le pague a estos ladrones. Son unos delincuentes porque están en contra de la Constitución nacional".
"La barrera se levanta fácil, así que le digo a la gente que no le pague a estos ladrones"
El episodio ocurrió el martes por la noche en el peaje Tegua de la ruta provincial 36 y en las imágenes puede verse al sacerdote insultar y levantar las barreras del peaje. A raíz de su accionar, el gremio de los peajistas anticipó que va a denunciar a Treuz ante el Obispado de Río Cuarto y la presentación será por "apología del delito" ya que consideraron que el sacerdote incita a la gente a pasar por el peaje sin pagar.
En sus declaraciones radiales, Treuz siguió con su andanada de críticas: "Si seguimos pagando, vamos a seguir teniendo los dirigentes que tenemos. Si me van a cobrar un servicio, que primero me lo den. ¿Para qué pago el peaje? Si tengo un accidente o una dificultad, no te auxilian", dijo.
El sacerdote culpó al Gobierno provincial por falta de señalización de las obras, no mantenimiento de las obras, falta de vías colectoras y poner "en riesgo la vida".
"Esperamos que muera alguien para que estos ladrones se den cuenta de las barbaridades que están haciendo", dijo. "Estamos pagando por un servicio que no nos prestan. Caraduras, delincuentes", indicó indignado Treuz.
Según publicó el diario La Voz del Interior, el párroco no mostró arrepentimiento de haber agredido a los empleados del peaje sino que redobló la apuesta: "Son empleados de una empresa corrupta, por lo cual son cómplices y delincuentes". Y los comparó con los subordinados de la dictadura militar que ejecutaban órdenes de represión. "En el Proceso, nos apuntaban y nos mataban", dijo.
Embed

Comentarios