Edición Impresa
Lunes 02 de Febrero de 2015

Un concejal a toda marcha

El edil justicialista Roberto Sukerman no sólo es un apasionado de la ciudad y la política, sino también de la práctica del deporte.

El edil justicialista Roberto Sukerman no sólo es un apasionado de la ciudad y la política, sino también de la práctica del deporte. En su perfil de Facebook aparece una foto que colgó ayer en la que se lo ve con porte atlético, completada por una breve información: “Corrí el Triatlón Combate de San Lorenzo. ¡Superar los desafíos! ¡De eso se trata la vida!”. A ver si mantiene el mismo ritmo y el mismo optimismo en la campaña electoral que ya se puso en marcha.
 
Lo obligan a cuidarse

Quienes lo tratan a diario ya se acostumbraron al ritmo vertiginoso que el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, le imprime a su rutina y que no abandona ni en los peores momentos.
Tras el accidente aéreo que sufrió en octubre de 2013 cuando se cayó el helicóptero oficial en el que viajaba, el “Flaco” tuvo que bajar un cambio, pero no por ello apretó el freno, ni siquiera en los tiempos en los que se encontraba en terapia intensiva. Gioja fue sometido a una reconstrucción de la pared abdominal que se había dañado en otra intervención anterior, en la que le habían extirpado el bazo. Apenas despertó de la anestesia pudo hablar con su vicegobernador, Sergio Uñac, a quien le anticipó que tiene intenciones de viajar a El Vaticano para visitar al Papa Francisco, así como pasar por el santuario de la Virgen de Lourdes, en el sudoeste de Francia. Pero hay límites: su familia ya le dejó en claro al mandatario sanjuanino que no le permitirán realizar el clásico Cruce de Los Andes, actividad de la que Gioja suele participar. A cuidarse.

Valeria se fue para abajo

Los rosarinos que en estos días viajaron en subte por Buenos Aires se tropezaron de sopetón con el rostro de su compatriota Valeria Schapira. La popular periodista devenida escritora aparece en un afiche publicitario que informa que una de cada cinco relaciones amorosas comienza con un contacto virtual. Valeria está chocha: “Siempre quise estar en el subte”, escribió en su cuenta de Twitter. En fin: no son muchos quienes se ponen contentos cuando se van para abajo. La Schapira, como siempre, es una excepción. Y lo bien que hace.

Comentarios