Estacionamiento medido
Miércoles 01 de Junio de 2016

Un concejal oficialista también pone reparos a la prórroga del estacionamiento medido

El radical Rosúa dijo que aún no definió su voto. Dejó al Frente debilitado para la sesión clave de mañana que debatirá la extensión contractual.

La prórroga del estacionamiento medido se trabó ahora en el Frente Progresista. El concejal radical Martín Rosúa puso en duda su acompañamiento al proyecto del Ejecutivo y dejó al oficialismo debilitado de cara a la sesión clave de mañana. "No tengo definido el voto, voy a tomarme el tiempo que sea necesario para analizar el pliego, las inversiones y la rentabilidad de la empresa", confió el edil a La Capital. Ayer el municipio envió al Concejo información adicional sobre el sistema, que fue considerada insuficiente y tardía por la oposición. "Todavía no tenemos los votos para la prórroga", admitió un operador socialista.

La posición de Rosúa sumó tensión al interior de la coalición gobernante en la ciudad, que mañana tendrá otra sesión compleja cuando intente aprobar la prórroga por tres años a la concesión del sistema de estacionamiento medido que explota desde 2009 la firma Tránsito Rosario.

"Una prórroga por tres años es mucho tiempo, para eso hay que estar seguros que se brindó un buen servicio durante el plazo original de la concesión y algunos números recién llegaron hoy (por ayer)", remarcó Rosúa.

Cuando este diario le preguntó al edil radical si tenía definido su voto, él respondió: "La verdad que no, no tengo definido mi voto y me voy a tomar el tiempo que sea necesario para votar convencido".

El también ex integrante del gabinete de Mónica Fein planteó tres variables clave que definirán su posición. "Hay que analizar la inversión efectuada y proyectada, el costo de administración del sistema y la rentabilidad del servicio para saber si vale la pena sostener la explotación en manos de un privado o debe quedar en manos del municipio", enumeró.

Ante la indefinición de Rosúa y la falta de certezas sobre la posición de los bloques opositores, el oficialismo resolvió postergar hasta mañana la resolución del tema.

El presidente de la comisión de Servicios Públicos, Carlos Comi, convocó para media mañana del jueves a una cumbre con las comisiones de Obras Públicas y Gobierno para destrabar el expediente antes de la sesión de la tarde.

El Frente Progresista buscará sumar consenso a la prórroga y confía en contar con el apoyo de los cinco ediles del PRO y algún sector del atomizado justicialismo rosarino.

La movida del oficialismo tiene sus riesgos. Se hará contrarreloj, a sólo un día de que venza una precaria prórroga del contrato que aprobaron los ediles meses atrás. Si mañana no hay 14 votos a favor, el privado dejará de explotar el sistema, se llevará los parquímetros y por un tiempo no habría estacionamiento medido en la ciudad.

"Por ahora los votos no están, pero estamos dialogando con todos, apelando a la responsabilidad de los diferentes bloques para que no se caiga la concesión, haya rotación de autos en el centro y no sea un caos estacionar y unos pocos se apropien de la calle", admitió un operador oficialista.

Incluso el quórum tampoco está garantizado. Un sector duro de la oposición evalúa no bajar al recinto como estrategia política para dejar al oficialismo sin prórroga por su rigidez en la negociación y por "haber enviado tarde la información oficial".

En ese sentido, el radical Jorge Boasso dijo a través de su cuenta personal en la red social Twitter que el balance de la empresa que remitió la Intendencia al cuerpo era "una falta de respeto".

Y agregó: "La empresa por tarifa en el estacionamiento medido recauda 37 millones. Y el municipio, por multas en ese sistema 38 millones. Un negocio para los dos", disparó, remarcando su negativa a la prórroga.

Comentarios