La ciudad
Jueves 30 de Junio de 2016

Un colectivero se desmayó y provocó un triple choque que pudo tener consecuencias tremendas

Un chofer de la línea 110 se desvaneció y cuando se despertó había chocado a un Fiat Regatta que estaba parado en un semáforo y este a su vez impactó contra una camioneta de reparto. De milagro no hubo lesionados importantes

Un violento triple choque, que no tuvo mayores consecuencias de milagro, tuvo lugar hoy en Avellaneda y bulevar Seguí, luego de que el conductor de un micro del transporte urbano de pasajeros se desvaneciera e impactara contra un vehículo que estaba parado en el semáforo.
Todo sucedió cuando un chofer de la línea 110 se desmayó y chocó de atrás a un Fiat Regatta que estaba parado en la esquina esperando el verde del semáforo. Este vehículo, en el que iban unas chicas arriba, a su vez impactó contra una camioneta de reparto que también estaba detenida en el lugar.
"Me desmayé cruzando calle Lavalle y cuando volví en sí encontré todo esto, que era inexplicable para mí", sentenció el chofer, quien recalcó que se desvaneció unos treinta segundos y "cuando abrí los ojos me encontré con todo esto y no entendía nada...".
"Dentro de todo tengo la alegría de que no hubo ningún muerto. Mirá cómo está ese auto (señalando al Fiat que quedó atrapado entre el colectivo y la camioneta), podría haber matado tranquilamente a la gente que iba ahí arriba", exclamó, compungido, el conductor de micro, que explicó que anda con "problemitas de presión".
"Me desmayé, me subió la presión. Cuando vino la asistencia médica tenía 23-17", relató en contacto con Canal 5, antes de reclacar que "podría haber cruzado de carril y chocar contra algún vehículo que venía de frente, o chocar contra la columna. El colectivo venía solo prácticamente, yo venía sentado, pero no lo estaba conduciendo, fueron treinta segundos nada más, pero..."
"No escuché ruido ni nada. Cuando me desperté me agarró una gran angustia, pensando en que había matado a alguien", argumentó.
Por su parte, una de las mujeres que iba en el auto, que es el que se llevó la peor parte, por cuanto quedó atrapado entre el colectivo y el camión, subrayó que "estoy bien, solo tengo hematomas en las piernas. Me salvaron las chicas de la estación y los bolsos que había en el auto", sentenció, al tiempo que comentó que "frenamos en el semáforo y cuando miré por el espejo no había nadie. Y de pronto unos instantes después siento el ruido. No entendía nada".
En tanto, el conductor del camión de reparto sostuvo que "felizmente fue nada más que el choque. El sacudón fue fuerte, pero no pasó nada grave".


Comentarios