Información Gral
Miércoles 22 de Junio de 2016

Un chico se perdió una noche en un bosque y sobrevivió

Un adolescente de 13 años sobrevivió a temperaturas de 13 grados bajo cero tras perderse durante una excursión que realizaba con su madre...

Un adolescente de 13 años sobrevivió a temperaturas de 13 grados bajo cero tras perderse durante una excursión que realizaba con su madre y hermano de ocho en una zona aledaña al Parque Nacional Los Alerces, en la provincia de Chubut.

El adolescente, llamado Santino, se había perdido el sábado en el cerro La Torta, a una hora y media de la localidad chubutense de Trevelin, y fue hallado al otro día, luego de una intensa búsqueda en la que se temió lo peor.

Santino caminó hasta la vera de la ruta 71, donde recibió la primera asistencia, luego de ser visto cerca de las 17.30 por un guardaparque, cuando ya habían pasado más de 20 horas de su desaparición, soportando una temperatura que superó los 13 grados bajo cero.

Fuentes oficiales del operativo confirmaron que el sábado por la tarde el niño junto a su madre, Paola de la Fuente, la pareja de ella y su hermano de ocho años escalaron el cerro La Torta junto a un guía.

La travesía la iniciaron al atardecer y a unos 800 metros del Refugio Andino el chico no quiso seguir el trayecto. Allí su madre y la pareja, le aconsejaron que los esperara, y siguieron camino a la cumbre junto a su hermano. Sin embargo, cuando retornaron una hora después el chico ya no estaba en el lugar. "Vi en Aminal Planet que había que taparse con hojas", relató ayer Santino. Pero en la soledad de la noche cerrada ese fue, también, el momento más desesperante de su travesía: "Ya no sabía qué hacer. No podía ver ni el lago por la niebla. Me cubrí con plantas y mi campera y dormí un rato".

El chico buscaba un lugar conocido y la familia pidió ayuda. Unos 76 rescatistas del Club Andino, Bomberos, Defensa Civil y Gendarmería coordinaron tareas en busca de Santino el sábado por la noche. Durante la noche que estuvo perdido, "caminó y durmió al reparo cuando no dio más. Cuando escuchó los ruidos de vehículos corrió al lugar donde vio una camioneta de Parques Nacionales". "Oímos por la radio que dijo «Soy Santino» después de un día buscándolo. Y fue una felicidad total. Desde que lo encontraron hasta que lo pude abrazar pasó como una hora. Fue la más larga de mi vida", relató la mamá.

Comentarios