Policiales
Lunes 01 de Agosto de 2016

Un chico mató a su novia de un balazo en un confuso episodio

El homicida, de 18 años, primero dijo que la víctima, de 17, había sido herida por ladrones en un asalto. Luego dijo que se le escapó un disparo

Un muchacho de 18 años mató de un balazo a su novia de 17 en una casa de campo ubicada en la zona rural de Roldán. Luego del suceso el joven se presentó en la comisaría de esa ciudad donde, según fuentes policiales, primero denunció que la chica había sido asesinada por unos ladrones en medio de un asalto pero luego admitió que se le había escapado el disparo mortal mientras manipulaba el arma. Finalmente el homicida quedó detenido y hoy será imputado el hecho en una audiencia en los Tribunales.

José Luis G. tiene 18 años y vive con sus padres en la zona rural de Roldán, en un sector ocupado por un racimo de viviendas modestas de material y algunas en construcción que se levantan en calles de tierra con zanjas a cielo abierto.

El padre del muchacho se gana la vida cuidando un campo situado en la intersección de Alberdi y J. J. Valle, a unos 200 metros de donde vive con José y el resto de su familia. Ayer a la madrugada la casa de campo fue el escenario del violento y triste suceso.

Relación. Según contó a este diario María, la madre del muchacho detenido, el sábado a la noche José le pidió al padre tomar su lugar en la tarea que el hombre cumple habitualmente en la casa de campo. "Voy a ir con mi novia", le contó al padre. "Portense bien y listo", le respondió el hombre al hijo.

Entonces José fue a la casa con Sabrina Brisa Sarabia, la adolescente de 17 años con la que había iniciado un mes y medio atrás una relación de pareja.

Ayer a la tarde María estaba tan conmocionada como angustiada. Es una mujer humilde que apenas podía tener los ojos abiertos mientras explicaba sollozando lo que sabía acerca del trágico episodio.

Ruidos. "El (por José) llegó a casa llorando. Nos dijo que estaban jugando y que se le había escapado un tiro", comentó María en un primer momento, pero enseguida pareció rectificar ese dicho al indicar que su hijo "estaba cargando el arma porque había sentido ruidos afuera y en ese momento se le escapó el tiro."

Lo concreto es que a las 4 de ayer la pareja estaba en la casa de campo cuando resonó una estampida en medio de la oscuridad de la noche. Un rato después, el muchacho fue hasta su casa para contarle a los padres lo que había ocurrido. Luego se presentó en la seccional 6ª de Roldán.

En la comisaría, según relató un vocero policial, en principio dijo que la chica había sido baleada en el desenlace de un atraco.

Entonces, los efectivos salieron tras los pasos de los supuestos ladrones y acudieron a la vivienda para asistir a la adolescente herida. Pero cuando los policías llegaron a la casa la vida de la chica ya se había apagado. Un proyectil mortal disparado con una pistola calibre 22 le había perforado la cabeza.

Contradicciones. El portavoz consultado indicó que, en la declaración en la seccional, el chico incurrió en contradicciones y se quebró. Finalmente terminó confesando que se le había escapado un tiro mientras manipulaba el arma.

Luego de su declaración José quedó detenido por disposición del fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra. Un rato después, efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) secuestró la pistola calibre 22 con tres cartuchos intactos, en la casa del chico detenido.

En ese sentido, una fuente judicial indicó que el arma será peritada para determinar si fue disparada por José. Además, confirmó que hoy a la tarde se realizará la audiencia imputativa en los Tribunales de Rosario.

Comentarios