Policiales
Jueves 21 de Julio de 2016

Un chico de 17 años recibió disparos de la policía en un supuesto enfrentamiento

Fue la madrugada del martes en el barrio Gráfico. El pibe, con anotaciones penales, está fuera de peligro en el Hospital de Emergencias.

"Este parece un barrio tranquilo, pero cuando cae la noche es de terror". Así, con pocas palabras, un vecino de las inmediaciones de Magaldi y Urizar, en el barrio Gráfico del oeste rosarino, puso en contexto el incidente en el que un pibe de 17 años con anotaciones penales resultó baleado por efectivos del Comando Radioeléctrico la madrugada de ayer. José Nahuel M., de 17 años, recibió dos impactos calibre 9 milímetros: en la pelvis y en un omóplato. La escueta versión oficial indicó que sobre las 3 de la mañana un llamado al 911 alertó por detonaciones de armas de fuego en la plaza ubicada en la esquina mencionada. Al llegar al lugar un móvil policial, los agentes mantuvieron un intercambio de disparos en el cual resultó herido el muchacho de 17 años, quien debía cumplir con un arresto domiciliario por un robo previo. Fue trasladado al Hospital de Emergencias donde quedó internado fuera de peligro.

Los vecinos del barrio Gráfico no tuvieron contemplaciones a la hora de contextualizar el tiroteo en el que resultó herido José Nahuel M. "Estos pibes viven al fondo. Roban y cruzan por el barrio para llegar a donde viven. Son de terror. La pregunta que nos hacemos es ¿por qué no lo liquidaron en el piso? Porque no se hubiera perdido nada", indicó un vecino con crudeza y sin refugiarse en eufemismos. Los residentes del lugar son personas curtidas. Muchos de ellos se movilizaron durante el verano de 2014, cuando un transero (vendedor de drogas) del barrio pretendió montar una empresa de seguridad para venderles protección a los vecinos.

Dos robos en dos días. Las últimas horas de José Nahuel M. antes de ser baleado fueron intensas. Los vecinos indicaron que la última semana el muchacho fue detenido dos veces. La primera por el robo calificado de una moto en Alvarez Condarco y Lola Membribes, en jurisdicción de la subcomisaría 22ª, el lunes a la madrugada. Según confiaron los vecinos, entonces dos hombres en moto le robaron una Honda a un vecino al que interceptaron a bordo de otro rodado y se marcharon con los dos vehículos. Tras ser detenido, José Nahuel fue puesto a disposición de la jueza de Menores María Dolores Aguirre Guarrochena. La magistrada solicitó algunas medidas y ordenó que el pibe estuviera bajo arresto domiciliario al resguardo de sus progenitores. Pero al otro día el adolescente fue detenido de nuevo. Fue a la tarde, cuando le robó a un repartidor de diarios en jurisdicción de la seccional 17ª.

Pasada la medianoche de ayer, en tanto, vecinos asentados en inmediaciones de la plaza de Urizar y Magaldi alertaron al 911 por escuchar disparos. Lo sucedido fue reconstruido por dichos de algunos vecinos y fuentes policiales.

Disparos cruzados. La plaza en cuestión tiene como particularidad que en uno de sus lados hay un mural que recuerda a Julieta Milagros Sosa, la piba de 16 años que el 21 de septiembre pasado fue asesinada a balazos en el barrio Santa Lucia cuando circulaba en moto junto a Diego Juan Durán, de 17 años. Entonces, al llegar el móvil del Comando Radioeléctrico al lugar, se topó con dos hombres en moto que circulaban con una escopeta por Cochetto y Gabeta. Ambos fueron detenidos, aunque no se informaron sus identidades.

En Urizar y Magaldi, a escasos 100 metros de los fondos del Mercado de Concentración de Fisherton, una esquina en la que tienen sus parada las líneas 116 y 133, José Nahuel M. recibió dos impactos calibre 9 milímetros cuando circulaba en una moto. Según la escueta versión oficial los efectivos policiales repelieron la agresión del motociclista, de 17 años, y lo hirieron. El pibe fue trasladado en ambulancia al Heca, donde quedó internado fuera de peligro. El operativo es investigado por la División Judiciales de la Unidad Regional II.

Comentarios