Jueves 02 de Junio de 2016

Un centro de salud de la zona sur atiende a puertas cerradas tras el robo a una pediatra

Un delincuente la sorprendió cuando ingresaba al centro de salud Alfonsina Storni y le exigió que le entregue el maletín: "Dame porque te pego un tiro", la amenazó.

Un centro de salud de la zona sur cerró sus puertas esta mañana hasta tanto se garantice la seguridad para los trabajadores y pacientes que asisten al dispensario. La decisión llegó luego del robo a mano armada que sufrió una pediatra.
Se trata del dispensario "Alfonsina Storni", ubicado en Bermúdez al 6300. La pediatra llegó esta mañana al centro de salud a bordo de su auto. Estacionó, como todos los días, en la vereda para estar cerca de la puerta al descender. Pero al bajar del auto fue sorprendida por un delincuente armado que, apuntándole al cuello, le exigió que le entregue el maletín con los elementos de trabajo de la médica.
"Ella agarra fuertemente su maletín y le pide por favor que la deje, que tiene que trabajar. Pero él le apunta nuevamente en el vientre y le dice: dame porque te pego un tiro", relató Beatriz Montans, agente sanitaria del lugar, a "El primero de la mañana" de La Ocho.
Según contó Montans, a esa hora de la mañana había gente en la calle, pero que por temor no intercedieron. Tras consumar el robo el ladrón se dio a la fuga, mientras que la pediatra entró corriendo al centro de salud en estado de crisis. "Se quedó sin nada, con impotencia por no poder trabajar, de sentirse totalmente desprotegida", agregó Montans.
La agente sanitaria afirmó que no se trata de un hecho aislado y que incluso los pacientes que van temprano a sacar turno son blanco de constantes robos. "También nos han robado dentro del consultorio sin darnos cuenta carteras y celulares", añadió.
Tras este episodio, los trabajadores tomaron la decisión de brindar la atención la atención al público a puertas cerradas. "Hay muchos chicos y grandes con problemas respiratorios, y la medida es cerrar el centro hasta que nos resuelvan la seguridad", cerró Montans.
Ayer se conoció el caso del dispensario del barrio 7 de septiembre, que cerró sus puertas por las agresiones a dos enfermeras por parte de una mujer que exigía que su nena de 9 años sea vacunada contra la gripe. En este caso, el dispensario reabrió con custodia policial.

Comentarios