Policiales
Lunes 20 de Junio de 2016

Un centro de detención en un ámbito sanitario

Durante el trámite judicial en el que se plantearon las condiciones de alojamiento en el pabellón Nº 3 del Agudo Avila declaró como testigo de la situación el director del hospital, el médico Luis Aguirre. Indicó que una vez que las personas son derivadas allí se las trata "como pacientes" y no como presos. Y que los problemas "complicados" surgieron cuando J. fue tratado "como un preso de penitenciaría".

Durante el trámite judicial en el que se plantearon las condiciones de alojamiento en el pabellón Nº 3 del Agudo Avila declaró como testigo de la situación el director del hospital, el médico Luis Aguirre. Indicó que una vez que las personas son derivadas allí se las trata "como pacientes" y no como presos. Y que los problemas "complicados" surgieron cuando J. fue tratado "como un preso de penitenciaría".

Recordó que muchas veces "no se los lleva a orinar o a bañar, o pueden llegar a dormir esposados", un trato a todas luces inhumano. Y como ese ámbito está bajo custodia del SP, recordó que el pabellón se parece más a un centro de detención que a un ámbito sanitario.

Consultado sobre el personal que custodia a los pacientes y si interactúa con el resto de los internos, recordó que los empleados del SP "siempre ingresan al establecimiento con armas y uniformes", conducta que "choca con la modalidad de tratamiento a los pacientes". También explicó que hubo acciones de violencia del SP hacia personal del hospital.

Incluso especificó que uno de los guardias del SP que custodiaba a J. tuvo una violenta reacción verbal hacia profesionales del hospital cuando se advirtió que al paciente lo obligaban a orinar esposado en un tarro, no lo dejaban bañarse o impedían que le suministraran la medicación.

En esas condiciones, advirtió Aguirre, "se complica demasiado el tratamiento y el cuidado de los 4 o 5 internos alojados en el pabellón Nº 3 que son custodiados por 10 agentes, tarea que él estima se podría cumplir con dos o tres uniformados.

Comentarios