la_region
Miércoles 11 de Mayo de 2016

Un caso que conmovió al país y que todavía está en investigación

El homicidio de la menor Chiara Páez, de 14 años, se produjo el 10 de mayo del año pasado en una vivienda de la calle San Martín al 800 del barrio Jardín de la ciudad de Rufino...

El homicidio de la menor Chiara Páez, de 14 años, se produjo el 10 de mayo del año pasado en una vivienda de la calle San Martín al 800 del barrio Jardín de la ciudad de Rufino y su cuerpo fue hallado en un pozo de ese mismo lugar, al día siguiente. En ese lugar vivía Manuel M., un menor de 16 años novio de Chiara; junto a su madre, Carolina V., de 34 años; la pareja de esta, Carlos C., de 43 años, y sus abuelos maternos.

Todo indicaba que el móvil del crimen habría sido el rechazo de Manuel al embarazo de Chiara, con quien estaba de novio desde hacía ocho meses.

Manuel confesó a su padre haber sido el autor del hecho, y éste, un policía de la seccional 3º de la ciudad, lo denunció ante las autoridades, que lo detuvieron y lo pusieron a disposición de un juez de Menores de Venado Tuerto. La autopsia de Chiara estableció además que en algún momento a la joven se le había suministrado un medicamento con poder abortivo.

Autor confeso. Desde un primer momento, el novio de la chica se confesó autor del crimen, pero para los investigadores sus declaraciones resultaban incongruentes. La Fiscalía elaboró la hipótesis de que tanto la mamá del chico como el concubino de ésta tenían que haber participado activamente en el asesinato y el intento de hacer desaparecer el cuerpo.

A principios de junio, la Cámara de Apelaciones de esa ciudad ordenó desplazar a la jueza de Investigación Penal Preparatoria actuante hasta ese momento, Lorena Garini, por "no tener fundamentos suficientes para declarar la prisión preventiva de la madre". El caso recayó en el juez Eduardo Bianchini, y también se dispuso la libertad de los dos adultos (los abuelos, en tanto, la habían recuperado al principio de la investigación).

El asesinato de la menor embarazada se sumó a otros resonantes femicidios como los de Angeles Rawson, Lola Chomnalez o Melina Romero, entre otros, y a su vez marcó el nacimiento del movimiento contra la violencia de género, impulsor de la multitudinaria jornada del "Ni una menos" que se realizó el 3 de junio del año pasado frente al Congreso de la Nación, aunque replicó en todas las ciudades importantes del país. Entre ellas, Rufino.

Comentarios