Policiales
Lunes 31 de Octubre de 2016

Un camionero fue asesinado a la madrugada de un tiro en la cabeza

Según sus familiares, caminaba hacia un quiosco para comprar bebidas cuando le dispararon. Descartan un hecho de robo. Tenía 34 años.

Un camionero de 34 años fue asesinado de un balazo en la cabeza en un complejo Fonavi del barrio Municipal. Al cierre de esta edición los investigadores policiales y judiciales no habían podido determinar con precisión la motivación del crimen, aunque en principio descartaron que el cruento suceso haya ocurrido en el desenlace de un intento de robo porque la víctima tenía sus pertenencias cuando fue encontrada en graves estado por algunos vecinos en ese lugar.

El ataque contra Marcelo Ponce ocurrió alrededor de las 4 de la mañana de ayer. Luego de ser baleado, el hombre de 34 años fue trasladado a un hospital pero horas después finalmente falleció sobre el mediodía.

Camino al quiosco. En función de los escasos datos que circulaban ayer sobre lo ocurrido, voceros de la Fiscalía de Homicidios señalaron que Ponce se dirigía caminando hacia un quiosco a comprar bebidas cuando fue mortalmente herido. Al parecer, según esta versión inicial, el muchacho también planeaba encontrarse más tarde con unos amigos.

Pero ni siquiera pudo llegar hasta el quiosco ya que en el trayecto resultó baleado. Hasta ayer no había información respecto de si fue emboscado por uno o más agresores.

Lo único que trascendió sobre ese momento, según fuentes allegadas al caso, fue que Ponce recibió al menos un balazo que le atravesó la cabeza y le perforó el cráneo. Además presentaba dos heridas de arma de fuego en las piernas.

El muchacho fue trasladado en primer lugar al Hospital Roque Sáenz Peña, pero horas más tarde se decidió derivarlo desde ese centro de salud al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Allí ingresó entubado alrededor de las 6 y finalmente falleció sobre las 11.30 de ayer.

Al cierre de esta edición, un portavoz judicial consultado indicó anoche que todavía no se había determinado cómo se había desatado el trágico suceso.

Ayer a la tarde familiares de Ponce estaban sentados frente a una tira del complejo Fonavi de Sánchez de Thompson 20, a unos doscientos metros de la avenida Abanderado Grandoli, a la espera que se realizara la autopsia de rigor al hombre asesinado.

Al ser consultados por este diario, en un primer momento los parientes dijeron que preferían que la esposa del joven asesinado contara lo que había ocurrido, pero en ese momento no podía hacerlo porque estaba descansando. Lo que sí dijeron fue que Ponce había sido baleado cuando fue a comprar bebidas a un quiosco.

"No fue ajuste". En ese contexto, y cuando el cronista y el reportero gráfico de este diario se retiraban de la escena, uno de los allegados a la víctima afirmó con insistencia que los motivos del hecho no había que buscarlos en un ajuste de cuentas. Entonces cuando se consultó a un hombre sesentón que estaba sentado a su lado si a Ponce le habían disparado el balazo fatal en un intento de robo respondió escuetamente que ignoraba los motivos.

Ayer a la tarde algunos habitantes de la barriada aseguraron no saber qué fue lo que pasó. "No somos del barrio", dijo un muchacho veinteañero, mientras otro joven que paseaba un perro brindó la misma respuesta. A unos pocos metros de donde ocurrió el violento episodio había un puesto ambulante de venta de helados. Las tres mujeres que estaban sentadas a unos metros dijeron lo mismo. "Recién nos enteramos por Facebook", comentaron.

En ese marco, desde la Fiscalía de Homicidios se indicó que, en el marco de la investigación, se está relevando si hay en la zona videocámaras de vigilancia que hayan registrado la secuencia del hecho. También el fiscal Rafael Coria recogió testimonios de los familiares de Ponce.

A su vez, el portavoz consultado indicó que el hombre asesinado no tenía antecedentes penales.

Comentarios