Información Gral
Domingo 29 de Mayo de 2016

Un buzo halló un submarino inglés hundido en 1943 en Cerdeña

Se cree que en la nave están los cuerpos de 71 tripulantes. Las marinas de Italia y Reino Unido analizan la posibilidad de rescatar los restos.

Un buzo italiano cree haber localizado el HMS P-311, un submarino británico que fue hundido cerca de Cerdeña durante la Segunda Guerra Mundial y sostiene que los cuerpos de los 71 tripulantes están todavía en la embarcación.

   El buzo, Massimo Bondone, dijo al diario italiano La Nuova Sardegna que encontró el P-311 a una profundidad de 80 metros cerca de la isla de Tavolara durante una inmersión el pasado fin de semana. Comparando al submarino con un "enorme ataúd de acero", dijo que al parecer la nave se habría hundido con el aire en su interior y la tripulación habría muerto en algún momento por falta de oxígeno.

   El P-311 fue botado el 5 de marzo de 1942 y hundido el 8 de enero de 1943. Desplazaba 1.290 toneladas a flote y medía 84 metros de largo y 7,70 metros de ancho. Alcanzaba una velocidad de 28 kilómetros por hora en superficie y 20 kilómetros por hora sumergido. Tenía una autonomía de 8.300 kilómetros.

   Bondone es un experimentado buzo que tiempo atrás halló, frente a la costa de Génova, los restos de un submarino alemán, el UJ 2208.

   Paola Pegoraro, del club de buceo Orso, que proporcionó la logística a Bondone, dijo a la agencia de noticias AP que el submarino había sido identificado positivamente por los dos "torpedos humanos" Chariot (pequeños submarinos) adosados en su exterior.

   "Estamos examinando nuestros registros para determinar si es o no es un submarino de la Marina Real", dijo un portavoz de la Marina británica el miércoles.

   El P-311 soltó amarras en Malta en diciembre de 1942 con 71 tripulantes a bordo para participar, en principio, en un ataque aliado a buques de guerra italianos cerca de Cerdeña. De acuerdo con NavalHistory.net, nada se supo del submarino desde el 31 de diciembre de 1942 y se creía que había sido atacado cuando intentaba atravesar el estrecho de Bonifacio.

   Bordone dijo que la nave todavía estaba en condiciones relativamente buenas y no demasiado dañada por la explosión de minas que, se cree, causaron su hundimiento.

   Tanto la marina británica como la italiana dicen que hay planes para tratar de rescatar el submarino del océano. Un funcionario de la guardia costera italiana con autoridad portuaria en Olbia, que es responsable de protección ambiental del mar cuya zona incluye el sitio de los restos, dijo que la decisión final sobre si se deben recuperar los restos deben ser establecidas por la Royal Navy. "Es su tripulación, por lo que tiene derecho a decidir".

   Mientras tanto, el servicio de guardacostas colocará una prohibición temporal de todas las actividades alrededor del submarino para respetar la memoria de los fallecidos, dijo el funcionario.

   La marina italiana dijo que incluso si se lanzara una operación de rescate sería imposible determinar de antemano cuánto tiempo demandaría. "Hay demasiadas variables como la alta profundidad, las condiciones del fondo del mar y el clima, y es imposible saber los problemas que pudieran surgir bajo el agua", dijo un portavoz de la Marina.

   La Marina Real británica también considera que el intento de recuperar el submarino a una profundidad de 90 metros es a la vez un ejercicio costoso y potencialmente peligroso. Considera que no es necesario rescatar ese submarino en particular ya que forma parte de los "miles de naufragios" de la Segunda Guerra Mundial que todavía yacen en los océanos, especialmente alrededor del mar Mediterráneo.

   El P-311 navegaba bajo el comando de Richard Cayley, uno de los oficiales más calificados de la época. Fue galardonado con una orden de servicio distinguido en 1941. Su hija, de 82 años, Jennifer Barker, piensa que la nave debe permanecer donde está. "Si está intacto probablemente significa que todos los cuerpos están todavía adentro. Es una tumba de guerra y debe ser respetada como tal".

Comentarios