Edición Impresa
Sábado 01 de Agosto de 2009

"Un buen docente es el que exige"

La calidad educativa y el perfil docente es otro de los temas que destaca Alberto Sileoni como indicadores sustanciales para entender los cambios que propone en el sistema escolar argentino. "No podemos pensar que el año que viene vamos a reformar 6 mil escuelas, pero estamos pensando en un cambio gradual, que cada provincia pueda tomarse el tiempo, pero empezar el año que viene con algunas modificaciones", apunta el nuevo ministro de Educación nacional.

—La Argentina tiene una alta tasa de escolarización pero cuestionada su calidad educativa. ¿Cómo se resuelve esa dicotomía?

—El problema de la calidad comprende casi a todo el sistema educativo sin reconocer clases sociales. Somos un país con bastante buena cobertura pero con una pobre tasa de egreso. Entonces ahí esta el problema. En la educación técnica hemos mejorado el equipamiento y aumentado la matrícula en un 12 por ciento. Estas son las cosas que queremos hablar con las provincias y los gremios. Con los docentes queremos hacer actividades con los chicos, para que salgan de un estereotipo que es casi canallesco. Lo pibes salen en policiales en los diarios y pocas veces cuando ganan una medalla en olimpíadas internacionales. Pareciera que los jóvenes en la Argentina no hacen otra cosa que ir al boliche, y no es cierto. Ellos quieren que los escuchen y de hecho hay investigaciones que demuestran que no piensan que los mejores profesores son los que los hacen pasar sin esfuerzo. Para ellos los mejores docentes son los que les exigen, lo que los ponen en tensión.

—¿En qué estado están los cambios curriculares del secundario?

—Todo el paquete de medidas lo vamos a lanzar en los próximos meses, algunas más concretas, coyunturales, y otras más profundas. Pero para darle tranquilidad a los docentes, no estamos pensando en cambios que conlleven sufrimiento institucional, como sacar a un profesor de un lado y ponerlo en otro. No nos parece que tiene que ser esa la respuesta. La solución tiene que pasar por mejorar los contenidos y los aprendizajes, poder capacitar a los directivos que son un actor importantísimo en la escuela. Pero también más adultos en las escuelas para dar apoyo, más posibilidades que los chicos se expresen a través de actividades artísticas y deportivas.

Financiamiento

Sancionada a fines de 2005, la vigente ley de financiamiento educativo propuso elevar la inversión educativa hasta llegar a 2010 con el 6 por ciento del Producto Bruto interno (PBI) destinado al sector. Cumplida esta meta, el Congreso nacional se apresta el año que viene a sancionar una nueva norma para dotar al sistema educativo de los fondos para —entre otras cosas— garantizar la obligatoriedad del secundario.

Sin embargo, a diferencia de la vigente legislación, Alberto Sileoni propone pensar en una ley para los próximos diez años. "Argentina suscribió junto con otros países americanos en el marco de la OEI —Organización de Estados Iberoamericanos— las Metas Educativas 2010 -2021, con un importante financiamiento de la Unión Europea, para pensar justamente lo que nos falta como continente en materia de educación", explica.

De buen trato con los gremios docentes —de hecho fue quien encabezó las últimas paritarias con la Ctera— Sileoni agrega la necesidad de avanzar en metas de plazos mayores a 5 años, que incluyan también otra organización del fondo de incentivo docente.

Comentarios