Policiales
Sábado 11 de Junio de 2016

Un barrio marcado por otras tragedias

La escena del crimen de Juan Aguirre ya fue escenario de otros hechos trágicos y resonantes.

La escena del crimen de Juan Aguirre ya fue escenario de otros hechos trágicos y resonantes.

El 11 de febrero de 2014 Beatriz Heredia, de 67 años, viuda y madre de dos hijas, fue baleada cuando estaba en la puerta de su casa de Tucumán 5368 al quedar en medio de un tiroteo entre bandas de barrio Ludueña. Por ese hecho Damián Maximiliano "Tacuara" Córdoba, un barrabrava de Rosario Central, de 26 años, fue condenado a 7 años de prisión en el primer juicio oral por homicidio tramitado en el nuevo sistema penal. El miércoles 22 de abril de 2015, tras haber violado una libertad condicional, Tacuara se mató al chocar con su moto en Moreno y San Juan.

En tanto, la tarde del 8 de agosto de 2002 Carlos Angel Gauna fue baleado en la cabeza por un agente del Comando Radioeléctrico en un baldío de Larrea y Urquiza. Gauna había ingresado al predio de una fábrica desmantelada a buscar una pelota y fue atacado por el policía que estimó que estaba por cometer un robo. En noviembre de 2007, la Cámara Penal de Venado Tuerto atenuó a 10 años y 8 meses la condena impuesta al policía Rubén Darío Blanco por esa muerte y rebajó a 300 mil pesos la indemnización que el agente y la provincia de Santa Fe debían pagar a la madre del muchacho asesinado.

En tanto, más lejos de allí pero con una mecánica similar, fue asesinado el 1º de marzo de 2015 el verdulero Damián Lucero, de 36 años, quien vivía con su esposa embarazada y sus cuatro hijos en Tucumán al 3700. A las 4 de la mañana de ese día salió de la vivienda hacia la terminal de ómnibus (ubicada a sólo 300 metros de allí) porque su hija de 13 años y su hermana llegaban desde Buenos Aires. Cuando caminaba por Constitución al 400 fue abordado por dos hombres que iban en moto y le exigieron sus pertenencias. El trabajador ofreció resistencia y en medio de la pelea recibió cuatro puntazos que horas después le provocarían la muerte.

Comentarios