Edición Impresa
Viernes 05 de Noviembre de 2010

Un avión con 459 personas a bordo perdió una turbina en pleno vuelo

Un Airbus A380, el más grande y moderno, aterrizó de emergencia. No hay heridos

Un Airbus 380, el avión de pasajeros más moderno y más grande del mundo, aterrizó de emergencia ayer en Singapur con 459 personas a bordo luego que uno de sus cuatro motores se incendió en vuelo arrojando partes del carenado y piezas sobre Indonesia. La aerolínea australiana Qantas, propietaria de la aeronave, señaló que ésta tocó pista sin mayores complicaciones y sin lesionados. Poco después del aterrizaje, la compañía suspendió todos los vuelos de sus seis A380 que funcionan desde el 2008.

Se trató del incidente más serio que experimenta un A380 en pleno vuelo, desde se debut, en octubre del 2007, con un vuelo de Singapore Airlines a Sidney. Fue la misma ruta que el vuelo QF34 de Qantas estaba recorriendo cuando presentó problemas ayer.

La compañía dijo que no hubo una explosión, pero luego que el avión llegó a Singapur se observó que el motor más cerca del fuselaje en el ala izquierda tenía quemaduras y le faltaba una parte en la que estaría el logo de un canguro rojo de la aerolínea. La parte alta del ala izquierda también parecía haber sufrido algo de daños.

Una pasajera, Rosemary Hegardy, una residente de Sidney de 60 años, dijo a The Associated Press que escuchó dos estallidos y vio llamas.

Comentarios