Información general
Sábado 30 de Julio de 2016

Un australiano asegura ser Jesucristo pero se niega a realizar milagros para demostrarlo

Alan Miller es un hombre de 53 años que vive en el estado de Queensland y, de acuerdo a su relato, tras separarse de su ex mujer en el año 1997 comenzó a tener recuerdos cada vez más nítidos de su vida hace 2.000 años.

Un australiano que transmite la palabra de Dios y posee su propio canal de YouTube asegura ser Jesucristo y terner recuerdos vividos de hace 2.000 años. No sólo eso: su esposa está convencida de ser maría Magdalena.
Alan Miller es un hombre de 53 años que vive en el estado de Queensland y, de acuerdo a su relato, tras separarse de su ex mujer en el año 1997 comenzó a tener recuerdos cada vez más nítidos de su vida hace 2.000 años, informó el Daily Mail.
En 2004, según sus palabras, estos recuerdos se intensificaron aún más. "Comencé el proceso de avance hacia Dios de la misma manera que lo hice en el siglo I", afirma Alan, ingeniero de sistemas informáticos. "Sé que soy Jesús porque tengo recuerdos de toda esa vida", explica.
Tras divorciarse, Alan conoció a Mary Luck, su actual mujer, quien a su vez afirma ser María Magdalena.
"Yo tenía una vida en el siglo I y era la mujer de Jesús y aprendía y enseñaba la verdad divina junto a él. Tras su muerte, yo pasé al mundo de los espíritus y tuve una vida ahí", explica Mary, quien desatcó que regresó a la Tierra cuando nació en 1978 en Australia.
La pareja organiza seminarios para un movimiento espiritual donde transmiten "la verdad divina" y en los que prometen un contacto personal con Dios. Además, cuentan con un canal de YouTube.
Para muchos, Miller y su mujer son fundadores de una secta espiritista que logró reunir unas 20.000 personas que escuchan sus enseñanzas. Sus detractores aseguran que ha sido Alan quien convenció a Mary de su "nueva" identidad.
Los pedidos para realizar milagros y de ese modo ver hasta dónde llegan sus afirmaciones siempre fueron desechados por Miller. "No tengo ningún deseo de demostrar que soy Jesús, (...) sé quién soy. Hay gente que se ha dado cuenta de quién soy y otra gente que lo hará en el futuro", destacó. Incluso fue más allá y aseguró que algunos de los milagros atribuidos a Jesús en la Biblia son falsos.
"Se presume que en el siglo I convertí el agua en vino, pero no lo hice", sostiene.

Comentarios