Policiales
Miércoles 31 de Agosto de 2016

Un audio expone a f iscales en juicio a policías

La grabación del diálogo entre dos fiscales y dos maleantes baleados, conversación en la cual éstos aceptan que uno de sus agresores reciba una pena baja a cambio de declarar contra policías de la comisaría 19ª que están siendo juzgados por una serie de delitos.

La grabación del diálogo entre dos fiscales y dos maleantes baleados, conversación en la cual éstos aceptan que uno de sus agresores reciba una pena baja a cambio de declarar contra policías de la comisaría 19ª que están siendo juzgados por una serie de delitos, fue el dato más llamativo de una nueva jornada de las audiencias orales y públicas que tiene en el banquillo de los acusados a cinco ex uniformados que prestaron servicios en la seccional de la zona oeste de Rosario y para quienes, esos mismos fiscales, solicitaron altas penas de prisión.

El juicio oral comenzó la semana pasada ante los jueces Hernán Postma, Mónica Lamperti y Hebe Marcogliese. Como acusados están el comisario Guillermo Ruiz Díaz (ex jefe de la seccional), el suboficial Daniel Farini, el suboficial principal José Antonio Galván (chofer del comisario), el subinspector Víctor Luis D'Angelo y la suboficial Lucrecia Bustos, que era sumariante y cumple arresto domiciliario. Les achacan cuatro hechos en los cuales habrían pedido importantes sumas de dinero a detenidos a fin de modificarles las actas de detención o negociar sus imputaciones por delitos más bajos.

Un as en la manga. Sin embargo, en la audiencia del lunes trascendió un audio de 8 minutos que llegó a manos de la defensa de uno de los principales imputados y en el cual los dos fiscales negocian con dos muchachos (A. y M.) que fueron baleados en marzo de 2014 en la esquina de bulevar Seguí y Espinillo y que cerca estuvieron de perder la vida. Quien fue detenido por ese ataque fue un joven (Q.) cuyo padre vendió una moto y pagó 30 mil pesos a los policías de la seccional para lograr la libertad de su hijo y el cambio de la carátula del expediente.

Pero los fiscales, una vez que Q. recuperó la libertad y cuando ya A. y M. habían recuperado su salud, entrevistaron a éstos para que accedieran a un cambio de carátula y de esa manera el acusado reciba una pena leve en el marco de un juicio abreviado a cambio de que declare en el juicio contra los policías.

En ese sentido, los fiscales Sebastián Narvaja y Adrián Mac Cormack les dicen a A. y M. que deben "aflojar" para que puedan "apretar" a Q. y darle "impunidad" a fin de que declare contra los policías. A eso los baleados acceden y entonces el agresor fue condenado a 3 años de prisión en suspenso por lesiones graves y no a una pena más alta (por tentativa de homicidio) tal como se había iniciado el expediente. Además, también le borraron de la acusación la portación de un arma de guerra.

Finalmente, en ese marco, Q. decide declarar que en la 19ª le pidieron plata para liberarlo, lo que tampoco deja de ser cierto según lo confirmó su padre al testimoniar ayer ante el mismo tribunal.

Comentarios