El Mundo
Jueves 09 de Junio de 2016

Un atentado en un shopping de Tel Aviv causó cuatro muertos

Dos palestinos abrieron fuego en un local de comidas ubicado frente al Ministerio de Defensa. Los atacantes fueron detenidos.

Dos palestinos dispararon ayer con armas automáticas contra civiles, mataron a cuatro israelíes y dejaron otros 10 heridos, al menos uno de gravedad, en una zona de restaurantes frente a un shopping en el centro de Tel Aviv, en lo que autoridades calificaron como "un ataque terrorista". El ataque ocurrió en el elegante centro comercial Sarona Market, que está ubicado en una de la zonas de la ciudad que se caracteriza por su activa vida nocturna y, además, está enfrente del Ministerio de Defensa y el Estado Mayor del Ejército israelí, así como cerca de edificios gubernamentales.

Según testigos, los dos atacantes palestinos se sentaron en un local de comidas, pidieron dos brownies y luego abrieron fuego contra las personas que se encontraban en el lugar. Un mozo que dijo haberlos atendido contó al diario The Times of Israel que vestían sacos negros, camisa blanca y corbata, lo que pareció desmentir versiones previas de que habían llegado al lugar vestidos como judíos ultraortodoxos.

Uno de los atacantes corrió hacía una de las calles cercanas y continuó disparando. El servicio de emergencias israelí Estrella Roja de David informó que cuatro israelíes fallecieron y otros 10 resultaron heridos, entre ellos uno de gravedad.

Toda la entrada del centro comercial fue cerrada por la policía. La policía informó a la prensa que los dos atacantes palestinos fueron detenidos. Uno estaba siendo interrogado en una dependencia de la fuerza, mientras que el otro fue herido, trasladado a un hospital y respondía a las preguntas de los oficiales allí. La policía no reveló la identidad de los atacantes, pero informó que se trataba de dos palestinos de una misma familia, oriunda del pueblo de Yatta, al sur de la ciudad de Hebrón, una de las más violentas y tensas de la ocupada Cisjordania.

Desde la Franja de Gaza, el principal líder de Hamas, la organización islamista palestina que gobierna ese territorio, Ismail Haniyeh, celebró la noticia del atentado y confirmó el origen de los atacantes. "Gloria y felicitaciones a los habitantes de Hebrón", escribió el líder de Hamas en la red social Twitter.

Imágenes difundidas por la televisión israelí mostraron cómo un civil armado disparó varias veces contra uno de los atacantes. La policía no ofreció ninguna información sobre esta persona. "Estaba a un metro del terrorista. Estábamos celebrando el cumpleaños de mi hijo y echamos a correr con el carrito, estaba lleno el lugar", contó Meital Sasi, uno de los testigos del ataque.

El tiroteo desató el terror en la zona del Sarona Market y rápidamente el miedo y la conmoción se instalaron en el resto de la ciudad, que a diferencia de Jerusalén, no está habituada a los atentados o, en los últimos años, siquiera a la violencia producto del conflicto israelí-palestino.

Entre los israelíes, Tel Aviv muchas veces es referida como "la burbuja" ya que en esa ciudad cosmopolita, con playa mediterránea y poca presencia de población ortodoxa, la vida cotidiana es mucho más descontracturada que en Jerusalén o en otras regiones lindantes con los territorios palestinos ocupados. Sin embargo, el atentado de ayer coincide con una ola de ataques cometidos por uno o dos palestinos, sin afiliación política clara, con cuchillos, autos y, en muy pocas ocasiones, armas de fuego, y dirigidos principalmente contra fuerzas de seguridad, colonos y ultraortodoxos. En total, 30 israelíes murieron en los últimos ocho meses. Hasta ahora, la mayoría de estos ataques —que provocaron una represión israelí sistemática que ya se cobró la vida de más de 200 palestinos desde octubre pasado— se habían concentrado en Jerusalén y Cisjordania. Por eso, el golpe de ayer contra Tel Aviv con armas automáticas y en medio de un lugar abarrotado de civiles no parece ser otro ataque más.

Comentarios