Edición Impresa
Miércoles 19 de Agosto de 2015

Un anuncio que cayó muy bien

José Corral es uno de los dirigentes radicales con mayor proyección. La reciente elección así parece confirmarlo, ya que logró algo inédito: ser reelecto intendente de la ciudad de Santa Fe.

José Corral es uno de los dirigentes radicales con mayor proyección. La reciente elección así parece confirmarlo, ya que logró algo inédito: ser reelecto intendente de la ciudad de Santa Fe. Pero no solamente siguen sus pasos con atención en la UCR sino, particularmente, desde el socialismo. En el Frente Progresista a nadie se le escapa que fue clave en la buena elección que hizo Miguel Lifschitz en la capital provincial. Lo de Corral cobra mayor relevancia en relación a algunos de sus correligionarios, que se desentendieron por completo de la campaña. Corral, que votará a Macri a presidente, dijo que repartirá cientos de miles de tijeras entre los santafesinos para impulsar el corte de boleta a favor de Binner. Y no pocos se entusiasmaron con que el intendente vuelva a ser importante a la hora de contar votos.

Un interés compartido

Tras las Paso presidenciales, desde el macrismo y el sciolismo se tendieron puentes, públicos y privados, para atraer a De la Sota. Pero el cordobés se mantuvo firme junto a Massa, a tal punto que es el jefe político de la campaña para octubre. El líder del Frente Renovador ya le había hecho un gesto de amor cuando rompió en las últimas horas con Olga Riutort para apoyar al delasotista Esteban Dómina para la intendencia de Córdoba. El delasotismo tiene especial interés en que la candidatura de Massa no decaiga para que sus candidatos a legisladores nacionales por Córdoba lleguen al Congreso y no vean disminuidas sus posibilidades al no encabezar De la Sota la lista presidencial

Los tiempos cambian

La llegada del ministro Randazzo a Rosario pasó inadvertida para casi la totalidad de los dirigentes justicialistas. Muy lejos de la cantidad que lo acompañaba y pugnaba por compartir una foto cuando todavía su candidatura presidencial era una posibilidad cierta y aparecía con estrella propia en el firmamento K. Ya no es así. Por eso sólo pudo verse a Alejandro Ramos y a la concejal Norma López. El consuelo para Randazzo es que, como antes, se mantiene su excelente relación con las autoridades socialistas. 

Comentarios