Edición Impresa
Domingo 15 de Febrero de 2015

Un amargo para Francisco

Ya se sabe: su estilo descontracturado, sumado a posturas abiertas y progresistas, ha hecho del Papa un nuevo y legítimo ídolo de multitudes.

Ya se sabe: su estilo descontracturado, sumado a posturas abiertas y progresistas, ha hecho del Papa un nuevo y legítimo ídolo de multitudes. Ayer, durante la ceremonia de designación de diecinueve nuevos cardenales, Bergoglio no perdió la oportunidad de hacer sonreír a todos los presentes. Cuando le tocó el turno a monseñor Daniel Sturla, segundo cardenal uruguayo de la historia, Francisco lo miró fijo y lo retó cariñosamente: “¿Qué hace un uruguayo aquí sin el mate?”, le dijo mientras le entregaba el anillo cardenalicio.

No se metan con ella

Patricia Bullrich estalló días atrás contra el diputado kirchnerista Guillermo Carmona cuando no le permitió pedir una moción especial para tratar la derogación del memorándum con Irán. Cuando el debate culminó, Bullrich pidió la palabra para solicitar el tratamiento de un proyecto que reclama la caída  del acuerdo. Ni bien percibió el motivo de la intervención de la “Piba”, Carmona la interrumpió. “¿Va a hablar sobre los proyectos que están en el orden del día?”.  Bullrich le explicó que quería un planteo especial, pero se quedó sin micrófono. “No le doy la palabra”, la desafió Carmona. Furiosa, la diputada del PRO respondió con un insulto explícito que pudo escucharse sin parlantes. Qué carácter.

El regreso de la pelirroja

De regreso de la India, donde estuvo realizando un “viaje espiritual”, la ex pareja del vicepresidente Amado Boudou, Agustina Kämpfer, está delineando su regreso a la televisión. La bella pelirroja, que alguna vez se animó a enfrentar las cámaras tal como Dios la trajo al mundo, habría sido tentada para ocupar una de las sillas calientes del panel de Intratables, el programa que conduce su amigo  Santiago del Moro. Poco tiempo atrás la propia Kämpfer dejó entrever que hay dos propuestas concretas para su regreso a la pantalla chica: una en cable como conductora y la otra en aire, como panelista. En este complejo contexto político, y en el caso de que finalmente acepte,  la dama tendrá que ver cómo juega, ya que se mantiene afín al  oficialismo.“Al principio va a ser vertiginosa la vuelta a las pistas de la cámara, pero estoy preparada para lo que venga”, aseguró. Sin embargo, no son pocos los que le sugirieron que tal vez le hubiera convenido quedarse en la paz de la India.

Comentarios