El Mundo
Martes 20 de Septiembre de 2016

Un afgano fue detenido por las bombas en Nueva York

El hombre se resistió a tiros. Dos artefactos estallaron. Se hallaron otros seis, cinco en la ciudad de Nueva Jersey donde vivía el arrestado.

La policía detuvo luego de un tiroteo en un suburbio del estado de Nueva Jersey al presunto autor de una serie de atentados explosivos en ese distrito y en la vecina Nueva York. Linden, el municipio de Nueva Jersey donde fue detenido, está ubicado a 38,5 kilómetros al suroeste de Nueva York. El detenido, un joven afgano nacionalizado estadounidense de 28 años, resultó herido luego de enfrentar a tiros a la policía. Sería el autor del atentado con bomba en Nueva York que dejó 29 heridos la madrugada del sábado, y de otro en Nueva Jersey perpetrado el mismo sábado más temprano, sin víctimas. Una tercera bomba casera en Nueva York no estalló. A su vez, el detenido podría ser el fabricante de otras cinco bombas caseras halladas en Nueva Jersey la madrugada de ayer en un cesto de basura en Elizabeth, ciudad donde residía el afgano. Nueva York es un objetivo prioritario para la estrategia del terrorismo islámico, y más aún en estos días, mientras se desarrolla en la ciudad la Asamblea de las Naciones Unidas.

A los episodios en la región de Nueva York y el vecino Nueva Jersey debe sumarse un ataque perpetrado por un inmigrante somalí en Minnesota, en el centro del país. El hombre atacó con un cuchillo a ocho personas mientras invocaba a Alá. Fue abatido por un policía que estaba de franco. El Estado Islámico lo identificó como uno de sus "soldados".

Herido. Ahmad Khan Rahami, de 28 años, estaba consciente y vendado en el brazo derecho mientras era subido a una ambulancia en la ciudad de Linden. Dos agentes resultaron heridos durante el tiroteo, pero no estaban graves. La detención se produjo horas después de que la policía emitió un boletín con una foto de Rahami. El hombre es un afgano naturalizado estadounidense. Vivía con su familia en la localidad de Elizabeth, Nueva Jersey, en los altos de un restaurante de comida rápida propiedad de su familia. Elizabeth es una pequeña ciudad cercana a Linden. El dueño de un bar reportó a una persona dormida en la entrada del lugar. Un agente fue enviado a investigar y reconoció a Rahami. Cuando le ordenó que alzara sus brazos, este sacó un arma y le disparó al agente, que tenía chaleco antibalas. Otros policías se unieron al tiroteo, en el que Rahami fue detenido luego de ser herido al menos en un brazo y de herir a otro agente.

La policía no reveló cómo llegaron a Rahami como "persona de interés", según el boletín de alerta, pero se sabe que se analizaron videos de vigilancia y examinaron fragmentos de las bombas para obtener evidencia. Posiblemente se sumaron huellas dactilares a imágenes de videos.

El tiroteo y arresto ocurrió luego de un fin de semana de terror y miedo en Nueva York y Nueva Jersey. Las autoridades indicaron que los estallidos cada vez más parece actos de terrorismo con conexiones extranjeras. Hasta el domingo, tanto el alcalde de Nueva York Bill De Blasio como el gobernador Mario Cuomo decían lo contrario. Ayer, Di Blasio debió finalmente admitir la matriz terrorista de los ataques. Pero no admitió que pudiera haber una célula terrorista en operaciones, pese al hallazgo de ocho bombas entre Nueva York y Nueva Jersey.

Secuencia. La secuencia completa impresiona: el estallido en el barrio de Chelsea de Manhattan el sábado; el hallazgo de otra bomba, también hecha con una olla a presión a unas pocas cuadras de distancia; horas antes, otra bomba de fabricación casera explotó en una localidad costera de Nueva Jersey en el paso de una carrera de marines. Nadie resultó herido porque la competencia se había suspendido. Y el domingo se encontraron cinco bombas caseras en un cesto de basura en la estación de trenes de la localidad de Elizabeth, en Nueva Jersey, ciudad donde vivía el joven afgano.

En tres de los artefactos explosivos caseros hallados en Nueva York y Nueva Jersey se usó el mismo tipo de teléfono celular como detonador y fueron fabricados con materiales comunes, que pueden ser comprados sin levantar sospechas. Los investigadores encontraron en Nueva York una olla de presión, un teléfono celular de tipo plegable, piezas de acero y residuos del compuesto explosivo marca "Tannerite" en los restos de la bomba que explotó en Chelsea. La bomba que estalló en Nueva Jersey, en cambio, estaba fabricada con un tubo, pero también se usó un teléfono celular plegable.

De Obama. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. dijo que "había ciertos aspectos en común entre las bombas'', lo que lleva a creer "que había un grupo en común detrás de las explosiones''. El presidente Barack Obama se encontraba en Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU. Dijo que fue "extremadamente afortunado'' que nadie falleciera. Agregó que "como ciudadanos debemos asegurarnos de no sucumbir ante el temor. No existe mejor ejemplo de eso que las personas de Nueva York y Nueva Jersey". Obama, sin embargo, fue criticado por su largo silencio luego del atentado del sábado a la noche en Nueva York.

Comentarios