Economía
Domingo 02 de Octubre de 2016

Un acuerdo de la Opep que cambia los rumbos del petróleo

El grupo de países petroleros decidió limitar el volumen diario de producción a 33 barriles. Se espera suba de precios.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) acordó esta semana un tope máximo de extracción de petróleo tras un largo debate durante un encuentro informal en la capital de Argelia (Argel), que los analistas consideran que redundaría en un aumento del precio de los combustibles.

El grupo decidió limitar el volumen de producción diario a un máximo de entre 32,5 y 33 millones de barriles, lo que implica una reducción de casi 750.000 barriles diarios en comparación con agosto de este año.

Además, en el primer acuerdo de este tipo en ocho años, la Opep acordó crear un grupo que evalúe y fije las cuotas de cada uno de sus miembros hasta la próxima reunión oficial en Viena el 30 de noviembre, indicó el ministro de Energía de Qatar, Mohammed al Sada, al término del encuentro.

El crudo se vendía en poco más de 100 dólares por barril a mediados de 2014, pero a principios de este año cayó a menos de 30 dólares. Esos precios dañaron fuertemente a muchas naciones productoras, particularmente a Venezuela y Nigeria, miembros de la Opep, pero también a Rusia y Brasil.

Justamente fue el ministro venezolano de Energía, Eulogio del Pino, quien consideró que "es una solución excelente y vamos a contactar a los países no Opep para ver cómo se van a incorporar y cuanta producción van también ellos a incorporar en esta fijación de la producción con la que esperamos estabilizar el mercado definitivamente".

Además, recalcó que el acuerdo se ajusta a los parámetros propuestos por Venezuela el verano pasado.

El viernes el presidente venezolano, Nicolás Maduro, celebró el acuerdo y la Cancillería de ese país dijo que La cancillería venezolana dijo refleja los "incansables esfuerzos desplegados por Venezuela durante casi dos años en búsqueda de un consenso para estabilizar el mercado petrolero y aminorar los efectos perversos de la especulación financiera y los mercados a futuro en la producción de hidrocarburos".

Justamente el consenso entre los intereses de los países miembros es uno de los capítulos más difíciles de este acuerdo preliminar. Los integrantes de la Opep tienen que acordar las cuotas individuales por la disparidad que incluye a grandes productores como Arabia Saudí, que se puede permitir un recorte en un intento de elevar los precios, y otros más pequeños, como Ecuador, que no pueden.

"Además, está la cuestión de cómo castiga las faltas o las trampas", escribió un analista del Commerzbank de Alemania.

"¿Tendrá que soportar Arabia Saudí sola todos los recortes?", se preguntó y consideró que Nigeria y Libia han conseguido exenciones del plan. Irán e Irak también parece que expandirán su producción de petróleo en lugar de reducirlo en los próximos meses.

Además, varios de los productores más pequeños de la Opep, como Ecuador o Gabón, han sufrido por los precios bajos y es posible que se muestren reacios a renunciar a sus ingresos a corto plazo, incluso si eso significa que más tarde los ingresos serán mayores.

"La supuesta disposición de Arabia Saudí a reducir la producción a 10,2 millones de barriles diarios probablemente no será suficiente por sí sola", escribieron los analistas de JCB Energy. El mes pasado, unos 10,6 millones de barriles diarios salieron de los pozos saudíes.

Si Nigeria, Libia, Irán e Irak aumentan su producción, Arabia Saudí y otros grandes productores del golfo Pérsico tendrán que soportar un recorte total de la producción de un millón de barriles diarios, según JCB.

El acuerdo

El objetivo del preacuerdo de Argel de limitar la producción es que se reduzca la oferta y suban los precios. Luego de conocerse la información se produjo ya este efecto y el precio del petróleo subió en los mercados mundiales durante las jornadas sucesivas.

El mercado se vio sorprendido por el acuerdo. El barril del tipo Brent del Mar del Norte para la entrega en noviembre arrancó con subas hasta llegar a los 49,04 dólares, mientras que el de un barril del tipo estadunidense West Texas Intermediate (WTI) se ubicó en 47,90 dólares, el viernes último.

Por el momento es muy pronto para saber si la suba se consolidará. Además de las cantidades (los miembros de la Opep representan en torno a un tercio de la producción de crudo mundial) también es importante la demanda. Y en este sentido, las magras perspectivas de crecimiento global no auguran resultados positivos. Por otra parte, las reservas están llenas en todas partes.

El precio ideal

El ministro de Energía de Argelia, Noureddine Boutarfa, había dejado claro antes del encuentro que un precio en promedio menor a los 50 dólares estadounidenses por barril no es sostenible y que ponía en peligro a mediano y largo plazo el mercado y la provisión.

Desde mediados de 2014, los precios del petróleo en el mercado mundial de materias primas están a la baja, y las escasas subas no aliviaron a los productores.

El acuerdo para un tope máximo se había visto bloqueado hasta ahora sobre todo por el enfrentamiento entre los dos grandes productores Arabia Saudí e Irán.

Rusia, que sin ser miembro de la Opep es también un importante productor de petróleo en el mercado, se mostró dispuesto a mantener conversaciones con los países que integran la organización.

"Si hay una oferta para un encuentro entre miembros y no miembros, la aceptaremos", dijo el ministro de Energía ruso, Alexander Novak. Rusia no participó de la reunión informal, que se llevó a cabo en el marco de una conferencia sobre energía en Argel

¿Quién ganará y quién perderá si se recorta la producción?

Los países del Golfo esperan restaurar sus finanzas públicas, que han resultado sido afectadas por los bajos precios. Sin embargo, los productores de petróleo estadounidenses serán los más beneficiados, opinan algunos analistas europeos, ya que muchos extraen petróleo de esquisto mediante un proceso cuyo costo de producción es alto pero que Estados Unidos logró reducir.

Comentarios