Edición Impresa
Domingo 05 de Julio de 2015

Un 15% de mujeres tiene trombofilia

La hematóloga Adriana Sarto explica que las trombofilias son desórdenes de la coagulación de la sangre con tendencia a la hipercoagulabilidad que resultan en un riesgo incrementado para el desarrollo de coágulos (trombosis).

La hematóloga Adriana Sarto explica que las trombofilias son desórdenes de la coagulación de la sangre con tendencia a la hipercoagulabilidad que resultan en un riesgo incrementado para el desarrollo de coágulos (trombosis).
   Estos desequilibrios de la coagulación pueden ser adquiridos o hereditarios y tienen una prevalencia estimada en la población de entre el 10 y el 15%.
  Las mujeres portadoras de trombofilia tienen durante el embarazo un riesgo incrementado para desarrollar enfermedad tromboembólica (trombosis venosa, trombosis arterial, tromboembolismo de pulmón) tanto en el período gestacional como durante el puerperio. Además es importante considerar que la terapia hormonal, como los anticonceptivos orales, la terapia de reemplazo hormonal utilizada durante la menopausia o en mujeres con falla ovárica precoz y las hormonas utilizadas en la inducción de la ovulación en técnicas de reproducción asistida potencian el riego trombótico en mujeres portadoras de trombofilias.
  En los últimos años se observó que las mujeres portadoras de trombofilia presentaban mayor riesgo de padecer ciertas complicaciones gestacionales (aborto recurrente y complicaciones vasculares placentarias tardías), debido a la formación de coágulos en la microvasculatura placentaria. Muchas de estas complicaciones, que ocurrían a veces de manera recurrente en sucesivos embarazos, no tenían explicación para la ciencia. Hoy un diagnóstico y tratamiento apropiado en estas mujeres, logra llevar los embarazos a feliz término.
  Es importante remarcar que no todas las personas con trombofilia desarrollaran trombosis o complicaciones de embarazo. Otros factores predisponentes que a veces se logra determinar y otras veces no, actúan como mecanismo coadyuvante de las trombofilias para que éstas se manifiesten clínicamente con una complicación.

Abortos espontáneos

Se sabe que de 15 mujeres que tuvieron un aborto temprano, si médicamente no se interviene, 10 a 12 de ellas tendrán luego bebés sin problemas. En estas mujeres se ha tratado de un aborto esporádico, causado en general por algún problema cromosómico azaroso propio de ese embrión que lo hace incompatible con la vida. Mientras que 3 a 5 de esas mujeres que tuvieron un aborto temprano repetirán un segundo aborto a futuro y quedaran incluidas en el término abortadora recurrente, cuando se han perdido 2 o más embarazos consecutivos o 3 o más no consecutivos, antes de la décima semana de gestación.
  La ocurrencia de abortos recurrentes en una mujer aleja la probabilidad del azar, y si bien no la excluye completamente, se hace necesario en estas mujeres investigar distintos factores predisponentes o etiologías de estas pérdidas de embarazo que puedan ser corregidas.

El proyecto de ley

Además de la contención y la información, el grupo lucha por que se incluya el análisis de trombofilia en el programa médico obligatorio, y de esta manera todas las obras sociales lo deberían reconocer. Pero, junto con esto, las mujeres piden que los médicos soliciten estos estudios a todas las mujeres que están en edad fértil y quieren tener un hijo: de esta manera evitarían cualquier pérdida. El proyecto de ley está en la Cámara de Diputados de la Nación. “Más allá de la ley queremos que los médicos tomen conciencia y también las mujeres”, alertó Yanina. “Es fundamental que explique que los anticonceptivos son una bomba de tiempo. Se privilegia la industria y no nuestra salud”, señalaron.

Un grupo de contención

El grupo Trombofilia y Embarazo nació para ayudar a las mujeres que padecen este trastorno y las complicaciones que suceden durante el embarazo. “No somos médicas, sino mujeres que atravesamos el doloroso momento de la pérdida de uno o varios embarazos”, explican las creadoras. “Intentamos volcar aquí todo lo que aprendimos, averiguamos y nos fueron informando nuestros médicos sobre el tema, además de nuestras propias experiencias de vida. Nuestra intención es poder ayudar a otras mujeres y evitar que se sigan perdiendo vidas a causa de la enfermedad”, continúan. Todo esto comenzó con una página web (www.trombofiliayembarazo.org) en 2004, y el sábado pasado las integrantes de Rosario se reunieron personalmente por primera vez. “Nos ayudamos entre nosotras porque no es un tema conocido”, cuentan. Además, el grupo es contenedor. Muchas de ellas ya tienen hijos porque lograron encontrar el tratamiento y son las que dan fuerzas a las que descubren que tienen trombofilia.

 

Comentarios