Central
Miércoles 26 de Octubre de 2016

"Tuvo valor simbólico"

Cefaratti dijo que buscó instalar un tema del que todos hablan y que la prioridad fue darles seguridad a sus hinchas

Luciano Cefaratti causó ayer una revolución con la iniciativa, inédita, de no quedarse como espectador del sorteo sino ser partícipe a través de inspeccionar las dos únicas bolillas dispuestas: la de Patricio Loustau, el elegido, y de Darío Herrera. Lo llamativo es que como el mismo vicepresidente primero canalla le dijo a Ovación, con los dos estaban conformes. Entonces, parece que la razón de su acción habrá que buscarla en un "simbolismo", como él mismo prefirió explicar, más allá de que haya quedado en cuestión si logró su efecto o no de "brindar garantías y seguridad a nuestra gente".

¿Tenés idea de la repercusión que tuvo?

No sabíamos que se estaba grabando pero de todas maneras tomamos la decisión por una cuestión de verificar el sistema y también como una cuestión simbólica. La verdad es que lo tomamos de ese modo, porque después de lo que le pasó a Central y lo que le pasa a muchos equipos cada vez que tienen una situación similar, nos parece que es justo y está a derecho de los clubes y quizás sea algo que se puede implementar para adelante. No lo sé. La realidad es que a nosotros nos parece bien garantizar y estar en ese tipo de detalles y, como digo, para mí tiene un valor simbólico, de poner sobre la mesa una preocupación que existe, que está fundamentada. No es sólo una persecución nuestra que tenemos, sino que es el problema del arbitraje cada vez que enfrentás a Boca.

Esto que decís de garantizar confianza, ¿es eso o ustedes demostraron tener desconfianza en este tema?

Con los dos árbitros la verdad es que estábamos muy conformes. De hecho, habíamos mencionado estos nombres durante toda la previa. Ustedes nos venían escuchando desde hace diez días nombrarlos. Sí lo que creemos es que de una vez por todas se tiene que correr este velo de hipocresía en el cual parece que todo es igual para todos. No es así y muchas veces el sistema tiene cierta tendenciosidad. A nosotros nos quedó muy expuesto en el partido pasado (la final de la Copa Argentina 2015) y esto era simplemente garantizar que nuestra gente se quede tranquila. En definitiva nuestra prioridad es la defensa de los intereses de Central y de mucha gente recibíamos desconfianza en esta cuestión.

Si estaban de acuerdo con Herrera o Loustau, ¿cuál era el sentido del acto de tocar las bolillas?

Es lo que decía. Tiene un tinte simbólico muy importante. De decirle al sistema que nosotros, ante este partido o cualquiera del mismo tenor, siempre va a haber una cuestión de desconfianza. Y no es justo ni sano para el fútbol que todos estemos pendientes de qué árbitro te toca. Debería ser que nos dé lo mismo con cualquiera, pero no es así. Hoy estamos tranquilos porque el juez será Loustau, quizás si fuera otro no nos pasaría lo mismo.

Muchos se preguntaron por qué tocar las bolillas si iban a un bolillero oscuro donde nadie tiene contacto con ellas.

Obviamente que es así. Pero no es algo que se nos ocurrió a nosotros. Blatter (Joseph) habló un montón de veces de ese tema cuando era presidente de la Fifa.

¿Esto no le mete más presión al árbitro, en este caso Loustau?

No, no, era lo mismo para nosotros Loustau y Herrera, eran iguales y, como dije, pueden buscar las declaraciones que hicimos. Sabemos que puede haber errores, porque somos seres humanos, pero también que no va a pasar de ninguna manera lo del año pasado

Están tranquilos entonces. A partir de ahora lo que puede pasar son errores normales de un árbitro pero no otra cosa. Sólo cabe poner la pelota en la cancha y jugar.

Por supuesto. Fue simplemente que nuestra obligación es siempre brindar garantías y seguridad a nuestra gente. Y una de las cuestiones de que se habla históricamente es la designación del árbitro, por bolillero o sorteo, y nos pareció que era "el" partido en el cual poner el tema en el tapete y desde lo simbólico brindar esa garantía.

Comentarios