Edición Impresa
Sábado 18 de Septiembre de 2010

"Tutta la vita davanti": fiel reflejo del mundo actual

Por Evangelina Tifni (*) / La película "Tutta la vita davanti", del director italiano Paolo Virzi, cuenta la historia de Marta, una joven de 24 años, recién graduada de filósofa con las mejores calificaciones posibles. Esta puede ser la historia de cualquier chica que viene a Rosario a estudiar una carrera y que al haber finalizado sus estudios comienza a recorrer las puertas de todas las editoriales para tratar de insertarse al mundo académico con una sola respuesta: "Muchas gracias por venir, la mantendremos informada".

La película "Tutta la vita davanti", del director italiano Paolo Virzi, cuenta la historia de Marta, una joven de 24 años, recién graduada de filósofa con las mejores calificaciones posibles. Esta puede ser la historia de cualquier chica que viene a Rosario a estudiar una carrera y que al haber finalizado sus estudios comienza a recorrer las puertas de todas las editoriales para tratar de insertarse al mundo académico con una sola respuesta: "Muchas gracias por venir, la mantendremos informada".

Después de golpear estas puertas sin ningún fruto, Marta encuentra a una niña Lara —preciosa criatura— y su madre Sonia, un tanto particular. Por medio de Sonia, Marta consigue trabajo en un call center. Este mundo, que en un comienzo es casi una villa turística, con el paso del tiempo se va tornando un lugar insoportable.

La película recorre así, de una forma crítica y divertida, las difíciles condiciones de trabajo en las que se encuentran las jóvenes en estos call centers, donde el trabajo se somete a las necesidades del capital de una forma obscena, haciéndoles creer que ellas son "personas especiales" y que su trabajo también es "especial", casi un don divino. También el filme se encarga de mostrar las dificultades de la sindicalización en estos espacios.

La película logra convertirse de esta manera en un fiel reflejo de las condiciones laborales que deben soportar los jóvenes de todo el mundo y las complejas relaciones que se van estableciendo. Llena de personajes queribles y odiables (interpretados por Isabella Ragonese, Sabrina Ferilli. Elio Germano y Massimo Ghini, entre otros actores), la película de Virzi nos muestra que tenemos "toda la vida por delante".

(*) Licenciada en ciencia política (UNR) y miembro de Investigadores en Formación - Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), de Rosario

 

Comentarios