El Mundo
Jueves 18 de Agosto de 2016

Turquía vacía las cárceles para albergar a golpistas

Turquía anunció ayer la liberación progresiva de 38.000 presos sin vínculos con el fallido golpe de Estado, en un aparente intento de vaciar las hacinadas cárceles para dar cabida a los detenidos en las purgas lanzadas tras la intentona golpista. Unos 38.000 presos condenados por delitos cometidos antes del 1º de julio, o sea 15 días antes del fallido golpe de Estado, se beneficiarán de esta liberación anticipada, anunció el ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

Turquía anunció ayer la liberación progresiva de 38.000 presos sin vínculos con el fallido golpe de Estado, en un aparente intento de vaciar las hacinadas cárceles para dar cabida a los detenidos en las purgas lanzadas tras la intentona golpista. Unos 38.000 presos condenados por delitos cometidos antes del 1º de julio, o sea 15 días antes del fallido golpe de Estado, se beneficiarán de esta liberación anticipada, anunció el ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

El decreto permite la liberación de presos con condenas de dos años o menores y hace que aquellos que hayan cumplido la mitad de sus penas puedan optar a la libertad condicional. Pero no todos pueden acogerse a esta medida, personas culpables de asesinato, violencia doméstica, abusos sexuales, terrorismo u otros delitos contra el Estado están excluidos. "Esta medida, que no es una amnistía, concierne a los delitos cometidos antes del 1º de julio", pero no los asesinatos, actos terroristas, atentados contra la seguridad del Estado, violación de secretos de Estado o narcotráfico, anunció el ministro en 19 tuits.

La medida excluye de hecho cualquier persona encarcelada por su implicación en el intento de golpe de Estado militar del 15 de julio. El ministro explicó que en total 99.000 personas podrían beneficiarse potencialmente de una liberación anticipada, sobre una población carcelaria de 214.000. Pero antes se llevará a cabo "un análisis de riesgos" sobre los presos susceptibles de ser liberados, añadió Bozdag. El gobierno turco acusa al predicador Fethullah Gülen, bestia negra del presidente turco Recep Tayyip Erdogan y exiliado en Estados Unidos, de haber organizado la intentona.

Tras la liberación de 38.000 personas, la presión en los superpoblados establecimientos penitenciarios turcos debería reducirse considerablemente. Aunque el ministro no explicó los motivos de estas liberaciones anticipadas, la prensa señaló el importante hacinamiento de las prisiones turcas a causa de las purgas en curso. El sitio creado con esta medida debería servir, no obstante, para trasladar a las miles de personas sospechosas de haber participado en la intentona golpista y que se enfrentan a duras penas de cárcel.

Comentarios