El Mundo
Domingo 21 de Agosto de 2016

Turquía: al menos 22 muertos y 90 heridos por un atentado en una boda

Al menos 22 personas murieron y 94 resultaron heridas en un atentado con bomba durante una boda celebrada anoche en Gaziantep, sureste de Turquía, anunció el gobernador de la región.

Al menos 22 personas murieron y 94 resultaron heridas en un atentado con bomba durante una boda celebrada anoche en Gaziantep, sureste de Turquía, anunció el gobernador de la región. El gobernador Alí Yerlikaya había afirmado con anterioridad que el ataque era "un atentado terrorista", cometido quizás por un kamikaze, en esta ciudad situada cerca de la frontera siria. "Varias personas perdieron la vida y las primeras informaciones hacen pensar en un atentado con bomba", había dicho a su vez el diputado turco Mehmet Erdogan, del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

El diputado Erdogan indicó que se desconocía quien fue responsable de la explosión y consideró muy probable que se tratara de un ataque suicida. El diputado agregó que es el tipo de ataque que suelen perpetrar el grupo yihadista Estado Islámico (EI) o el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Ola de ataques. Un funcionario turco declaró que "según las primeras informaciones la ceremonia se realizaba al aire libre". El viceprimer ministro Mehmet Simsek, también diputado de Gaziantep, consideró que "atacar una boda es algo bárbaro". "El objetivo del terror es atemorizar a la población, pero no lo aceptaremos", dijo por televisión.

El sureste y el este de Turquía fueron blanco a mediados de semana de tres atentados que dejaron 14 muertos y el gobierno atribuyó al PKK kurdo. La guerrilla kurda, después de una calma relativa tras la intentona golpista del 15 de julio en Turquía, parece haber reanudado una intensa campaña de atentados contra las fuerzas de seguridad.

Gaziantep, al norte de la frontera con Siria, se ha convertido en un punto de paso de numerosos refugiados sirios que huyen de la guerra civil que dura más de cinco años en su país. Pero, además de refugiados y militantes opositores, en la región están presentes un número significativo de yihadistas.

Turquía sufre desde hace más de un año una serie de atentados muy mortíferos atribuidos al Isis o al PKK, sobre todo en las ciudades de Ankara y Estambul. La explosión de Gaziantep se produjo el mismo día en que el primer ministro, Binali Yildirim, anunciaba que Turquía quería tener un papel "más activo" en la solución de la crisis en Siria con el fin de que "detener el baño de sangre".

El atentado se presentó en un momento en el que el país sigue recuperándose del fallido golpe de Estado del mes pasado, del que el gobierno responsabilizó al clérigo musulmán Fethullah Gulen, quien reside en Estados Unidos. Además, en junio supuestos combatientes del Estado Islámico atacaron con bombas y armas el principal aeropuerto de Estambul, atentado en el que murieron 44 personas.

Comentarios