Información Gral
Sábado 14 de Mayo de 2016

Turistas argentinos sufrieron un incidente en una montaña rusa

Los carritos de la atracción que los trasladaban tuvieron una avería a 60 metros de altura. Fueron rescatados ilesos.

Diez argentinos debieron ser rescatados de una montaña rusa en la ciudad estadounidense de Tampa, estado de Florida, cuando el carro en el que iban se detuvo a 60 metros de altura.

   El hecho sucedió el jueves en la montaña rusa Sheikra del parte temático Busch Gardens y demandó el auxilio de 64 personas. El rescate, que duró varias horas, fue trasmitido en vivo por varias cadenas de televisión norteamericanas.

   Entre los argentinos había tres chicas cordobesas de 15 años, Milagros, Josefina y Camila, y el padre de esta última dijo al diario La Voz que "todos están a salvo, nadie sufrió heridas". Asimismo, remarcó que el rescate "no fue nada fácil" y que duró "varias horas".

   "Nosotros hicimos todo el recorrido del parque y habíamos dejado la montaña rusa para el final. Los chicos subieron primero y nosotras subimos en la fila que seguía", contó Ornella Natali, otra de las jóvenes que se encontraba en el lugar.

   "Empezamos a subir y en un momento, antes de bajar, vimos que ellos estaban parados, y nosotros nos quedamos casi al final de la subida. Nos decían que esperemos pacientes. Pasó una hora y nos evacuaron. Estuvimos 2 horas con las piernas hacia arriba", dijo la chica al Canal 12 de Córdoba."En el otro vagón una mujer bajó con un ataque de nervios", contó.

   Ornella y su grupo de amigos están parando en Orlando, en uno de los hoteles Disney, y el jueves a la mañana habían ido hasta Tampa, donde está el parque de diversiones que tiene como máxima atracción la montaña rusa Sheikra. "Como no teníamos mucho tiempo, dejamos la mejor montaña rusa, Sheikra, para lo último. A las 15.50 salió nuestro carrito, el de nuestros amigos había salido un minuto antes. Cuando estábamos por subir a lo más alto del recorrido, vemos que ellos estaban parados y nosotros nos frenamos justo antes de la subida", recordó la chica.

   "Nadie nos decía nada. Después de un rato empezaron a decir que había una falla técnica y que fuéramos pacientes, pero tras un rato empezó a sonar la alarma y no nos podían pedir que estuviéramos tranquilos", ironizó Ornella.

   "Nos poníamos nerviosas. Nos hablaban en inglés y nosotras no entendíamos porque no se escuchaba bien. Nos tradujo una chica que estaba adelante. Varias veces nos dijeron «por favor, permanezcan pacientes, calmados». Después de una hora nos dijeron que iban a evacuar, pero no nos habían dicho cómo", señaló.

   "Encima no podíamos hablar bien porque los arneses de seguridad del juego llegan al torso y no podés mirar para el costado. Yo me quedé paralizada del miedo, no podía ni hablar, me quedé mirando hacia un punto fijo", dijo la adolescente, quien agregó que para completar la difícil situación, en un momento comenzó a llover.

   Los carritos de la montaña rusa Sheikra están formados por tres filas de ocho pasajeros cada una. Las chicas no sabían cómo estaban los chicos y lo mismo les sucedía a los varones.

   Tras concretar el rescate de los turistas, las autoridades del parque dieron a conocer un comunicado en el que explicaron cómo se originó el incidente y se comprometieron a investigar exhaustivamente el juego.

"Aproximadamente a las 3.45 de la tarde, la montaña rusa Sheikra se detuvo inesperadamente debido a un error eléctrico a mitad del trayecto con 64 personas a bordo. Cuando el viaje comenzó, no había signos de problemas operativos", precisó la empresa.

"Todos los pasajeros fueron evacuados y no se reportaron heridos. La causa exacta de la frenada todavía no ha sido determinada. Busch Gardens Tampa Bay se toma con seriedad la seguridad de sus invitados y empleados y va a llevar adelante una revisión exhaustiva de la montaña y sus sistemas antes de reabrir juego", sostuvieron los responsables de las instalaciones.


Comentarios