Turismo
Domingo 18 de Junio de 2017

Vivir una aventura en un volcán que mide 5.610 metros

Si lo que gusta es la aventura, la acción y la adrenalina, una opción que no se puede dejar de visitar es el Citlaltépetl o mejor conocido como pico de Orizaba, el volcán activo sísmicamente más alto de México y la tercera mayor elevación de América del Norte

Si lo que gusta es la aventura, la acción y la adrenalina, una opción que no se puede dejar de visitar es el Citlaltépetl o mejor conocido como pico de Orizaba, el volcán activo sísmicamente más alto de México y la tercera mayor elevación de América del Norte

En la ciudad de Orizaba se cuenta que hace mucho tiempo, en la época de los Olmecas (primera civilización mesoamericana), había una guerrera llamada Nahuani, quien llevaba consigo a su amiga y consejera Ahuilizapan (Orizaba), una hermosa águila pescadora. En una de tantas batallas, Nahuani fue vencida, por lo que Orizaba se elevó a lo más alto del cielo y se dejó caer a la Tierra.

En el lugar en el que cayó, poco a poco se fue formando una montaña hasta convertirse en un volcán. Después de un tiempo Orizaba se acordó de lo sucedido a Nahuani por lo que hizo estallar su furia haciendo erupción en varias ocasiones. Para controlar dicha furia, los aldeanos de aquellos pueblos debían subir a lo más alto del volcán a rendir culto a Nahuani, la eterna amiga de Orizaba.

El volcán está situado entre los estados de Veracruz y Puebla. Desde su base es posible realizar diversas actividades al aire libre como mountain bike, senderismo, camping y observación de la fauna y la flora, lo que es fantástico ya que la variedad de ambas cambia a medida que uno camina por los alrededores del volcán.

Y por supuesto que no se puede perder la actividad principal y más buscada de la zona: el montañismo. El período más indicado para hacer esta actividad es entre septiembre y marzo, y, aunque no existe una regla, es aconsejable verificar las condiciones climatológicas antes de una visita.

Hay varias rutas posibles para escalar el pico de Orizaba. La buena noticia es que cada una tiene un nivel de dificultad y, por lo tanto, los principiantes y los expertos pueden tener esa experiencia.

La cara sur, por ejemplo, es una de las vías de acceso más fácil, pues puede ser hecha en coche hasta la región del valle. En la Cueva Del Muerto (4.200 metros) se puede acceder en jeep hasta llegar a Cargaderas, que está muy cerca del albergue Fausto Gonzáles Gomar, ubicado a 4.660 metros de altitud. Durante el trayecto es posible conocer el volcán Sierra Negra, donde hay un centro astrofísico instalado y el Gran Telescopio Milimétrico en la cima. En esta ruta también es posible hacer trekking.

Los más experimentados pueden subir la montaña por la ruta este. Quienes enfrenten este desafío no encontrarán albergues en el camino, teniendo que acampar en la zona de Torrecillas. Una de las rutas más espectaculares es subir por la cara nordeste, donde el recorrido está al lado del río Jamapa, que posee una de las vistas más increíbles de la región.

Independiente de cuál sea la ruta elegida, no se debe olvidar que para ese tipo de actividad, además del clima, es muy importante tener conocimiento sobre las condiciones del suelo y la ruta adecuada.

Entonces, para aprovechar mejor esta aventura, no dejar de contratar guías experimentados. Algunas empresas en la región ofrecen el servicio, como la italiana Trekk y las Cañadas Bosque de Niebla.

Comentarios