Turkish Airlines
Domingo 14 de Mayo de 2017

Una aerolínea, 298 destinos

La compañía aérea turca es la que vuela a más países del mundo. Hoy es una alternativa para ir a Europa vía Estambul.

Enviado especial.- El Boeing 777-300 ER vuela a 11 mil metros sobre el interminable desierto del Sahara rumbo a Estambul. En una cabina de Business Class, alguien llamado Murat le muestra a un pasajero una carta que bien podría ser la de un restaurante exclusivo en el distrito de Beyoglu, a orillas del estrecho del Bósforo, o a otro del barrio de Palermo, en Buenos Aires. Murat es el cocinero a bordo del vuelo de Turkish Airlines que partió de Ezeiza y tiene como destino el aeropuerto internacional Atatürk. "En Turkish Airlines servimos el mejor catering para Business Class", afirman en la compañía. Tal vez por eso, Murat cumple un rol esencial en las casi 15 horas que dura el vuelo entre la capital argentina y la ciudad con un pie en Europa y otro en Asia.

El servicio de cocinero por encima de las nubes (Flying Chef) es uno de los distintivos de Turkish Airlines. Tal vez sea uno de los mejores, algo comprobable varias veces a lo largo del vuelo, pero está lejos de ser el único.

La experiencia de volar en la línea aérea turca comienza a la hora de elegir el destino, ya que no hay otra que llegue a tantos países diferentes. "Volamos a más países que cualquier otra aerolínea", se enorgullecen sus ejecutivos y empleados. Y ese es, para ellos, el valor más fuerte de la marca, el sello que los distingue en el mundo entero.

Turkish Airlines está en el aire desde 1933, pero en los últimos años logró ubicarse entre las aerolíneas preferidas por los viajeros de todo el globo. Se ubica con comodidad en el top ten de las mejor valoradas dentro de la industria, tanto por los usuarios como por los expertos. Sus servicios a bordo impactan por conceptos como la comodidad para los pasajeros, la calidad de la comida, la cordialidad de sus tripulaciones, la increíble variedad de entretenimientos y otros aspectos indispensables a la hora de decidirse por una compañía aérea para vuelos largos.

Pero hay más datos objetivos que refuerzan las razones de quienes la eligen. Uno de ellos, como quedó dicho, es la cantidad de los destinos a los que vuela: son 120 países y 298 ciudades. Ninguna otra aerolínea iguala eso.

El destino estrella, claro, es Estambul, la ciudad de las mezquitas, las flores, los kebaps, las especias, los restaurantes a orillas del Bósforo y los puestitos de café turco en la calle. La ciudad más cosmopolita de Medio Oriente, la bisagra entre dos continentes.

Estambul es hoy el segundo destino más popular del globo, de acuerdo al ranking Travelers Choice 2016 de Trip Advisor. Según datos del aeropuerto Atatürk, la mitad de los viajeros que llegan allí desde el exterior provienen de 33 ciudades distintas. Eso la convierte en el destino con mayor diversidad internacional de visitantes. Es tal el tráfico aéreo y de pasajeros que el aeropuerto situado al sur de la ciudad quedó chico y el gobierno turco ya construye uno nuevo, por el que circularán unos 90 millones de pasajeros al año. "Será más grande que cualquier otro de Medio Oriente y uno de los más grandes del mundo", aseguran en Turkish.

En el mundo sólo hay cuatro aeropuertos con más conexiones: Londres, París, Dubai y Frankfurt. En las salas de preembarque, en los cafés, en las tiendas y en las mangas para subir a los aviones se percibe una diversidad cultural, social, económica y religiosa. El mundo entero parece tener al menos un representante en el punto de llegada y de salida de la ciudad que fue Bizanzio y luego Constantinopla, y que hoy es Estambul, la milenaria capital económica y cultural de Turquía.

El placer de volar en Turkish arranca en el vip de la compañía en Ezeiza. Y se prolonga al abordar el B777-300 y disfrutar de su versatilidad y sus comodidades. La amplitud y la cantidad de plazas en Business (49) es otro sello distintivo de la aerolínea y un motivo de orgullo de sus ejecutivos y trabajadores.

Para cualquier pasajero de Turkish, sin embargo, no debe haber sensación más inolvidable que incursionar en el Istambul Lounge, el imponente salón vip de la compañía en el aeropuerto Atatürk. Se trata de un sector exclusivo que ofrece los servicios más variados, desde entretenimientos hasta la comida turca e internacional de Co&Do, la empresa de catering subsidiaria de Turkish Airlines. Dicen que, cuando ingresan allí, quienes van a partir desde Estambul suelen rogar que sus vuelos se retrasen. Es que no hay manera de disfrutar de todas las experiencias que ofrece ese sitio de más de 6.000 metros cuadrados en las escasas dos o tres horas que preceden a un vuelo desde que se llega a la aeroestación.


Para argentinos

Desde que vuela a Argentina (las operaciones hacia Ezeiza se iniciaron en diciembre de 2012), la empresa turca no para de sumar alternativas para seducir a los pasajeros criollos que quieren salir al mundo utilizando sus servicios. El vuelo desde Buenos Aires con escala en San Pablo hace mucho que dejó de ser simplemente un viaje a Estambul. Desde el principio fue una alternativa para hacer conexiones a Asia, pero desde ahora es además un trampolín para llegar a Europa.

En ese sentido, ofrece a sus pasajeros servicios adicionales como el Hotel Desk. Se trata de una noche de alojamiento más traslados sin cargo en conexiones forzadas con vuelos de la misma aerolínea que cuenten con más de diez horas de espera para pasajeros que vuelen en Economy Class, y con más de siete horas de espera para pasajeros que vuelen en Business Class.

Otro servicio es el Touristambul, que permite a pasajeros que cuenten con una escala diurna de al menos seis horas en el aeropuerto Atatürk la opción de conocer la ciudad a través de un tour por sus puntos más emblemáticos.

"Queremos ofrecerle más". Ese es uno de los lemas de una compañía aérea que cerró el año 2016 con 62,8 millones de pasajeros transportados alrededor del mundo en más de 520.00 vuelos, la mayoría de ellos internacionales. Y lo explican: "Queremos darles mejor experiencia de vuelo, más espacio, más relajación a bordo, más sabor, más opciones en la carta y más entretenimientos". Lo consiguen, y con mucho margen.

Los pasajeros argentinos, por lo pronto, cada vez eligen más a Turkish para viajar a la ciudad de las siete colinas y desde allí a cualquier punto de Asia y de Europa. Tan es así que en la empresa ya hay quienes admiten por lo bajo que está bajo estudio la posibilidad de poner un vuelo directo de Ezeiza a Estambul, sin la escala técnica de dos horas en Guarulhos. La cantidad de pasajeros transportados desde y hacia Buenos Aires en casi cinco años alimentan ese proyecto. Y en Turkish, quedó dicho, creen que todo o casi todo es posible.


Cómo llegar

Turkish Airlines vuela de Buenos Aires a Estambul, y viceversa, cinco veces a la semana: lunes, miércoles, jueves, viernes y domingos. El vuelo tiene una escala técnica de dos horas en el aeropuerto internacional Guarulhos, de San Pablo.


Precios de referencia

• Economy:

1.580.90 dólares.

• Business,

4.683,90 dólares.

Comentarios