Turismo
Domingo 23 de Julio de 2017

Monte Fitz Roy, un escenario majestuoso e imponente en el corazon de los Andes

A 40 kilómetros de El Chaltén, la montaña de 3.045 metros sobre el nivel del mar es uno de los principales atractivos de Santa Cruz

El sólo hecho de ver las imágenes lo primero que se nos viene a la cabeza es imponencia, majestuosidad y belleza. Uno puede pensar que es un destino inaccesible, distante y ajeno a nosotros, pero es un escenario que afortunadamente forma parte de nuestra bella plataforma continental argentina. Estamos hablando del monte Fitz Roy, pero también se lo puede conocer como Chaltén, que tomó este nombre en su traducción a la lengua indígena.

   Esta montaña de 3.405 metros sobre el nivel del mar (msnm), se encuentra ubicada en la Patagonia en el límite de Argentina y Chile, a 40 kilómetros de la localidad de El Chaltén, dentro de dos parques nacionales: Bernardo O'Higgins del lado chileno, y el parque Los Glaciares en Argentina, donde desde nuestro lado se accede por la ciudad de El Chaltén tomando la ruta 40 y accediendo por el Parque Nacional Los Glaciares.

   Estas montañas rocosas de gran envergadura y en forma de picos en su parte superior mirando hacia el cielo azul que le hace contraste, resguardan en su interior un pequeño lago de aguas completamente cristalinas, un paisaje a la vista que realmente genera sensación de paz y bienestar el hecho de poder ser partícipe de esta presencia natural.

   De aspecto por partes verdes o amarronado durante el año pero blanco en su totalidad durante el crudo invierno, cubierto por aquellas pequeñas plumas blancas denominada nieve que paso a paso va descendiendo por los aires hasta sentar en tierra firme haciendo en sumatoria un escenario natural totalmente blanco, cosa que cambia en extremo la percepción del lugar y en composé con las nubes se forma la idea de que la montaña está humeando. Sin dejar de mencionar que durante el trayecto del día y al finalizar cuando el sol se pone para dar luz a otro escenario, se pueden ver rayos que se reflejan entre las curvas de esta montaña, pudiéndose observar una paleta de colores entre ellos, rosas, naranjas y amarillos.

   En 1877 la expedición comandada por el Perito Moreno lo bautiza con el nombre de Fitz Roy, en homenaje al marino que exploró los canales de Tierra del Fuego y el río Santa Cruz, con la expedición de Charles Darwin.

   El monte Fitz Roy es uno de los lugares más conocidos de la cordillera argentina ya que los turistas no sólo van a contemplar este lugar de montaña y la belleza que lo rodea, sino que además van a ser partícipes de ella, entre ellos, podremos encontrar actividades para todo tipo de personas ya sean con o sin experiencia, tales como trakking y escalada, donde el turista se va con una experiencia más que vivida.

   Se recomienda para este tipo de actividades contar con lo necesario, como calzado cómodo, prendas de abrigo, rompevientos, protector solar, gafas de sol y agua. Si bien esta montaña no es una de las más altas del mundo, sí lo es en dificultad por las formas de sus picos y superficies, con lo cual no ha sido mucha la gente que se ha animado a escalarla, pero actualmente sigue siendo un punto a prueba de escaladores y amantes de la naturaleza.


Comentarios